Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Vivir en un ático, ¿es realmente la mejor opción?

El ático se ha convertido en la alternativa inmobiliaria más deseada. Su situación elevada e independiente del resto de pisos y su espacio exterior extra le otorgan un atractivo especial que lo diferencia del resto de viviendas. Por este motivo, a pesar de la escasez de su oferta, su gran demanda y sus altos precios, el ático ocupa un lugar de honor entre las viviendas más buscadas por los futuros compradores.

Pero ¿realmente vivir en un ático es la mejor decisión? Para esclarecer esta duda, los expertos de Casaktua han analizado sus ventajas e inconvenientes:

Ventajas

La abundancia de luz natural es una de las principales características de este tipo de vivienda. Normalmente no existen edificios alrededor que impidan el paso de la luz y, además, estas casas suelen contar con grandes ventanales que potencian aún más la luminosidad de todas las estancias.

Un ático no puede considerarse un ático sino tiene una estupenda terraza. Disponer de un espacio al aire libre donde disfrutar en familia y contemplar las magníficas vistas es uno de los grandes reclamos de los áticos y una de sus ventajas más relevantes.

Además del espacio exterior, otra de sus grandes virtudes es la amplitud interior. El espacio en la planta superior suele dividirse entre menos viviendas, lo que conlleva que estas cuenten con más metros útiles y una distribución interna más abierta.

Por otra parte, vivir en lo alto del edificio proporciona una mayor intimidad y tranquilidad. Por su diseño, resulta complicado que el resto de vecinos puedan ver lo que sucede en los áticos -todo lo contrario, a lo que ocurre en los bajos con jardín- y al estar a mayor distancia de la calle, los ruidos se minimizan y aumenta la sensación de calma.

Inconvenientes

Probablemente, la desventaja más importante de un ático sea su precio. Según las estimaciones, los áticos son entre un 20% y un 30% más caros que el resto de viviendas. El lado positivo es que debido a la gran demanda que generan, las dificultades para recuperar lo invertido en caso de venta son menores.

Acondicionar una temperatura optima durante todo el año es todo un reto para los propietarios de áticos. Por su propio diseño, están mucho más expuestos, así que sufren más el calor en verano y el frio en invierno. Aunque -sobre todo los de nueva construcción- incorporan excelentes aislamientos, inevitablemente el gasto energético será mayor que en el resto de plantas.

Estar en lo alto del edificio significa ser la primera barrera frente a los fenómenos climatológicos y esto conlleva tener que hacer frente a algunos contratiempos como pequeñas inundaciones, el desprendimiento de elementos causado por el viento, humedades, desgaste por el sol…

Tras sopesar todas estas ventajas e inconvenientes y considerar las circunstancias personales propias, será mucho más sencillo decidir: ¿Ático si o ático no?

 

2018-11-27T12:24:42+00:00 23 noviembre, 2018|Tags: , , , , , , , , , |0 Comments

Leave A Comment