Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Upcycling: cómo dar una nueva utilidad a objetos en desuso

Do It Yourself (DIY), reciclaje, reutilizar, customizar, upcycling…, todos estos conceptos pertenecen a la tendencia actual que aboga por crear un consumismo más responsable. En ocasiones se utilizan como sinónimos, pero lo cierto es que no son lo mismo.

El DIY consiste en fabricar o reparar cosas por uno mismo, especialmente para el hogar. La customización se define como la acción de modificar algo para adaptarlo a los gustos de una persona. Por su parte, el reciclaje es la acción de extraer -mediante un proceso de transformación- las materias primas de elementos usados o desperdicios para que puedan ser convertidas en otros objetos.

Uno de los conceptos más novedosos es el de upcycling. También conocido como supra-reciclaje, se refiere a la tendencia de aprovechar materiales ya descartados para crear artículos con una utilidad o un valor mayor. La diferencia con el reciclaje es que este destruye los elementos para reducirlos a materias primas, mientras que el upcycling, lo que hace es transformarlos y alargar su vida útil.

El objetivo de esta filosofía es dar una segunda oportunidad a las cosas que de otra manera acabarían en la basura, y lograr un resultado incluso mejor que el inicial.

Mediante esta técnica, muchos deshechos reciben una segunda vida, sin la necesidad de pasar por una planta de reciclaje. Pero su valor no se limita a rebajar del volumen de residuos, sino que ha alcanzado incluso un estatus artístico. Muchos artistas han adoptado este método como forma de expresión y sus obras son creadas mediante el upcycling.

Además del mundo del arte, muchas otras áreas han asumido esta tendencia: la industria, la tecnología, la moda y, por supuesto, la decoración.

A estas alturas, es probable que os estéis preguntando como practicar este proceso en vuestros hogares y reducir vuestros desperdicios. El equipo de Casaktua os propone algunas originales ideas:

Mobiliario de palésmobiliario palés

Este es el mejor ejemplo de upcycling y el más generalizado. Lo que, en un primer momento, es un armazón de madera que se utiliza para mover cargas en el sector logístico se ha convertido en el mejor material para crear todo tipo de muebles: sofás, mesas de comedor, escritorios, mesas de centro, sillas o estanterías, todo es posible con un palé y mucha imaginación. En Pinterest podéis encontrar miles de ideas e incluso los planos para construir muebles de palés.

Mesa maleta para decoraciones viajeras

Ha llegado el momento de quitarle el polvo y darle una segunda vida a esa antigua maleta que tenéis guardada. Siguiendo unos sencillos pasos podrá transformarse en una bonita mesa de centro que le dará un toque viajero y vintage a vuestro salón. Tan solo necesitáis una mesita vieja, algunas retales o trozos de papel pintado, un taladro y tornillos tirafondos.

Para empezar, conviene limpiar la mesita y la maleta, tanto por dentro como por fuera. Después, colocar la maleta sobre la mesita y centrarla. El siguiente paso será una marca en cada esquina del interior de la maleta, taladrar e introducir los tornillos tirafondos para unir la maleta a la mesita. Por último, solo habrá que forrar el interior de la maleta con los retales o el papel pintado.

Si lo que tenéis son dos maletas pequeñas, podréis convertirlas en mesillas, siguiendo el mismo procedimiento.

Brillo musical

Una idea genial es la de partir los antiguos compact-disc que ya no escucháis y utilizar sus fragmentos como si fueran teselas. Con ellas podréis recubrir cualquier cosa que se os ocurra, desde platos, botes, cajas, marcos de cuadros, bolas de navidad, hasta incluso la tapa de una mesa. Todo cobrará un aire más brillante y actualizado.

Una planta en cada botellacolgadores de macetas

Vuestra terraza o patio cobrarán una nueva dimensión llenando una de sus paredes de colgadores de macetas fabricados a partir de botellas de plástico. El primer paso es ponerlas en posición horizontal y cortarlas con un cúter para dejar un hueco rectangular que después se rellenará de tierra. El siguiente será perforar unos pequeños orificios a ambos lados de cada botella, más tarde, pasar una cuerda por los orificios de las botellas y unirlas y, por último, colocar una planta en cada una de las botellas. Si situáis varios colgadores, unos al lado de otros, habréis creado un jardín vertical en vuestra propia casa.

Este tarro de cocina es una lata

Las latas que contienen la leche en polvo permanecerán durante años en vuestros hogares cumpliendo una misión muy práctica: como tarros de cocina. Una capa de chalk paint será suficiente, pero si queréis ir un poco más allá, solo tenéis que fijar un bonito tirador en la tapa y la trasformación será absoluta.

La próxima vez, antes de tirar, pensad si ese objeto podría adaptarse para una nueva finalidad. Haciéndolo estaréis cuidando del planeta y consiguiendo elementos únicos y ecológicos.

2019-12-23T17:26:17+00:00 19 diciembre, 2019|Tags: , |0 Comments

Leave A Comment