Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Una tendencia que está por llegar. Los techos decorados

Los gurús del interiorismo ya vienen tiempo anunciándolo y se está perfilando como una de las tendencias más potentes de 2020: el último espacio “virgen” de la casa también será colonizado por la decoración, estamos hablando de los techos. La última edición de Casa Decor se convirtió en un muestrario de las técnicas que pueden utilizarse para darle vida a los techos decorados, desde las más discretas hasta las más extravagantes.

Es probable que, al leer esto, recordéis horrorizados, esos techos cubiertos de gotelé, a juego con el resto de paredes o aquellos rosetones de escayola que rodeaban cada lámpara, en la casa de vuestros abuelos. No os asustéis, lo que ahora proponen los expertos no tiene nada que ver con esos elementos tan ochenteros y desfasados.

La vegetación conquista nuevos territorios

Las plantas siempre han sido un complemento esencial en la decoración. Poco a poco han ido ocupando nuevos espacios de protagonismo, saltando desde las macetas hasta las paredes para transformarse en jardines verticales. Ahora, desde la vertical, siguen ascendiendo y alcanzan un territorio inexplorado: los techos.

¿Buscáis un ambiente natural? ¿Os gustaría llevar las sensaciones del Trópico a vuestra casa? ¿O quizá transportaros hasta los jardines colgantes de Babilonia? Ahora lo tenéis fácil, lo conseguiréis tan solo con alzar los ojos hasta el techo.

La madera sube al techo

Las vigas son uno de los recursos más habituales a la hora de decorar un techo. No tienen por qué responder a una necesidad real, sino que pueden colocarse simplemente por su valor ornamental.técnicas para decorar los techos

Tenéis muchas opciones en cuanto a materiales y diseños, desde las de madera tradicional hasta las de tipo industrial que imitan al acero. Todo depende de vuestras preferencias y de vuestro presupuesto. Tened en cuenta que las vigas juegan con la percepción visual y harán parecer más bajo el techo donde se sitúen. Por eso, son especialmente recomendables allí donde haya techos altos, porque podrán lucirse, al mismo tiempo que aportan una personalidad especial a la estancia.

Una alternativa a las vigas, que sigue utilizando la madera como materia prima, es panelar el techo. Queda especialmente bien cuando los paneles de madera van a juego con el suelo, porque se crea un efecto espejo que transmite armonía y equilibrio.

¿Techos planos? No necesariamente

Tras aparecer en las paredes en forma de revestimientos con volumen, la tercera dimensión toma también los techos. Utilizando formas geométricas y escultóricas y resaltándolas mediante la iluminación, los techos se convierten en verdaderas obras de arte. Superponiendo diferentes módulos podéis obtener atrevidas composiciones arquitectónicas dominadas, por ejemplo, por las líneas rectas o por las ondulaciones.

Colores de altos vuelos

Si estáis cansados de los techos blancos e impolutos, la manera más sencilla de transformarlos es pintarlos de colores. Podéis optar por un único tono o dibujar franjas u otros motivos de varios colores. ¿Os imagináis lo alegre que quedaría el techo de la cocina decorado con lunares? ¿Y si pintarais una carpa de circo en el de la habitación de los niños? También podéis plantearos la opción de contratar a un pintor artístico para que dibuje un mural a vuestro gusto y tener vuestra propia Capilla Sixtina.

Si tenéis techos bajos, es mejor que os decantéis por tonalidades medias y huyáis de los colores oscuros que pueden causar el efecto de menor altura. En cambio, si los vuestros son techos altos, podéis arriesgar con tonalidades más llamativas o más oscuras e incorporar una franja del mismo tono en la parte superior de la pared que cree una especie de bóveda simulada y le dé carácter al espacio.

Techos que tienen tela

Un techo con casetones –molduras de escayola que forman cuadrados- conseguirá un efecto clásico, al estilo del Panteón de Roma, que techos decoradosconcentrará todas las miradas. Al forrarlo con telas alegres, exóticas o étnicas le estaréis dando una vuelta de rosca al concepto y creando un entorno único.

Para recubrir los techos, los tejidos deben ser resistentes y aptos para ser limpiados in situ. Los textiles de fibras naturales (como el lino o el algodón) y los de fibras artificiales están especialmente recomendados para este uso.

Las ventajas de los techos forrados de tela no son solamente estéticas. Este material ayuda a mejorar la acústica y absorbe los ruidos, algo ideal en áreas comunes donde se suele reunir mucha gente, como el comedor o en espacios que necesitan una buena recepción sonora, como la sala de la televisión.

Si la tela no acaba de convenceros, también podéis escoger un papel pintado, las opciones son casi infinitas y resulta más sencillo de aplicar que la tela. Una buena idea es enmarcarlo con una moldura blanca que lo enmarque como si fuera un cuadro. Aunque se puede colocar en cualquier habitación de la casa, las habitaciones infantiles y los dormitorios son entornos especialmente indicados para poner en práctica esta solución decorativa.

Los interioristas os han descubierto una nueva dimensión, un nuevo espacio decorativo lleno de posibilidades, ¿os atrevéis a explorarlo?

2020-03-12T21:00:30+00:00 12 marzo, 2020|Tags: |0 Comments

Leave A Comment