Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Tipos de calefacción, ¿cuál es el más adecuado?

Para que una casa sea un verdadero hogar, las personas que la habitan deben sentirse cómodas y eso es incompatible con el frio. Existen muchos tipos de calefacción, eléctrica, de gas, de pellets… Es probable que necesitéis instalar un eficaz sistema de calefacción que aporte ese calor de hogar pero que no sepáis cuál es la que mejor se adapta a vuestra vivienda. En ese caso, podéis seguir las útiles recomendaciones que ha elaborado el equipo de Casaktua:

Gas natural

Es uno de los sistemas más extendidos en nuestro país. La combustión del gas natural en la caldera calienta el agua, que se canaliza hasta los radiadores situados en cada una de las habitaciones de la casa.

Su principal atractivo reside en que permite cada persona controle el encendido, el apagado y la temperatura de su calefacción. Esta energía es apta para abastecer desde un único usuario, hasta a todo un edificio mediante calefacción central.

Propano

Se utiliza principalmente en viviendas unifamiliares apartadas de los núcleos urbanos, donde no llegan otras fuentes de energía. Tiene una potencia calorífica superior al gas natural, pero requiere de espacio de almacenaje en la propia vivienda y, además, es más contaminante.

Electricidadcalefacción

Los radiadores eléctricos son uno de los métodos más populares, ya que no necesitan instalación (como mucho, fijar los radiadores a la pared), su mantenimiento es mínimo, están dotados de una alta seguridad y no emiten gases contaminantes. Son apropiados para calentar espacios reducidos o para segundas residencias. Su mayor inconveniente es el alto coste de las tarifas eléctricas.

Existen varios tipos de radiadores eléctricos: Los radiadores por acumulación, que basan su funcionamiento en las resistencias, las cuales son calentadas por electricidad. Los termoeléctricos, que contienen aceite y que se caldean mediante resistencia, esto generará que puedan permanecer calientes durante más horas. Los convectores, calientan el aire que pasa por el aparato mediante las resistencias; al pesar menos, el aire caliente sube por convección y se distribuye por toda la habitación.

Bomba de calor

Puede generar aire caliente en invierno y aire frío en verano. Su funcionamiento es muy rápido y eficiente, por eso gasta menos energía que otros sistemas y logra que el calor llegue velozmente a todas partes. Uno de sus inconvenientes es el ruido que produce mientras está en marcha.

Suelo radiante

Su instalación es una de las más complejas, por eso es aconsejable colocarlo cuando vayáis a cambiar el suelo. Sin embargo, podemos decir que ese sería su único inconveniente, el resto son ventajas.

Tiene un alto rendimiento, es eficiente desde el punto de vista energético, es cómodo,  seguro (sobre todo pensando en los niños y las mascotas), y estéticamente perfecto, ya que resulta invisible. Si os interesa el suelo radiante, aquí os explicamos todos los detalles.

Chimeneachimenea

Existen chimeneas de varias clases: leña, gas, eléctricas…, pero todas comparten ese espíritu evocador que transmiten las llamas, que logra  llenar la casa de un ambiente cálido y acogedor.

Las de leña requieren una importante obra para construir el tiro, así como espacio de almacenaje para la leña, pero su efecto es auténtico e incomparable. Las de gas son sencillas de manejar y necesitan una obra menor, pero tanto el aparato como el gas del que se provee son más caros. Y, por último, las eléctricas son muy seguras y resultan bastante estéticas, pero proporcionan muy poco calor.

Estufa de pellets

Durante años, las estufas fueron la fuente de calor principal de muchos hogares, ahora han vuelto actualizadas con un nuevo combustible mucho más ecológico: los pellets.

Los pellets son trozos de serrín comprimido, que se obtiene de industrias de 1ª y 2ª transformación de la madera, así como de los restos de clareos en los montes. La madera es triturada y aglomerada gracias a su propia lignina, lo que hace innecesaria la aplicación de productos sintéticos.

Al ser un material renovable su precio no es demasiado alto. Además, debido a su textura, resulta más fácil de almacenar y las cenizas que genera pueden ser aprovechadas como abono o suplemento mineral para los animales, ya que tienen un alto contenido en calcio y potasio.

Para conocer la potencia que necesitaréis en la estancia donde será ubicada, podéis realizar un sencillo cálculo: Potencia = Altura X dimensiones X 56Wx m^3. Así sabréis con precisión que potencia deberá tener la estufa que compréis.

Climatización geotérmica

Es un sistema que usa la inercia térmica del subsuelo, que a unos tres metros de profundidad mantiene una temperatura constante de entre 10 y 16 °C en función de la latitud (norte o sur) del lugar.

Su consumo es un 75% menor que el de la calefacción eléctrica y entre un 32% y un 60% menor que el de la de gas natural. Es un método menos contaminante, duradero, silencioso e higiénico. No obstante, su coste es mucho más elevado, su instalación es más compleja y requiere un espacio considerable.

¿Habéis decidido ya que tipo de calefacción será la que llene de calor vuestro hogar?

2019-12-26T18:22:33+00:00 23 diciembre, 2019|Tags: , , |0 Comments

Leave A Comment