Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Reformas pirata: grandes resultados, mínimo esfuerzo

No se llaman así porque tengamos que ponernos un parche y una pata de palo para llevarlas a cabo, sino porque no son reformas en profundidad, más bien se trata de soluciones creativas que provocarán gran cambio con una mínima inversión y que podremos hacer nosotros mismos, sin apenas conocimientos técnicos. Estas reformas son perfectas para viviendas de alquiler o para casas de segunda mano que queramos modernizar sin gastarnos demasiado dinero.

Con materiales básicos y baratos como pintura, vinilo, revestimientos autoadhesivos…, podremos llevar a cabo la mayoría de las “reformas pirata” y transformar radicalmente nuestro hogar.

Lo primero es pintar las paredes. Si elegimos el mismo tono para toda la casa, le daremos un toque uniforme y ahorraremos al comprar la pintura. Lo más recomendable son colores neutros en la gama de los grises o los beiges que aporten luminosidad a las estancias.

Las puertas y rodapiés, suelen ser algunos de los elementos más avejentados en las casas de segunda mano, simplemente aplicando un par de capas de pintura a la tiza -sin imprimación previa- parecerán nuevos y no hará falta cambiarlos.

Capitulo aparte merecen los cuartos de baño y cocinas, con sus alicatados sesenteros. A priori puede parecer que no hay más remedio que coger el martillo y el cincel y arrancarlos de las paredes, pero existe una opción mucho más económica y sin obras: la pintura para azulejos.

Se trata de un tipo de esmalte lavable, resistente a la humedad, que no necesita imprimación y que ofrece un acabado uniforme. Podremos elegir entre una gran variedad de colores para actualizar las paredes de baños y cocina y ponerlas a nuestro gusto de forma sencilla. Si, además, colocamos revestimiento autoadhesivo imitando a gresite o a losetas hidráulicas en una de las paredes o en la zona del salpicadero (delante de los fuegos y el fregadero) en la cocina, aportaremos un plus de estilo.

Y ¿qué hacemos con los suelos del baño y la cocina? ¿los pintamos también? Pintarlos podría ser una solución pero tratándose de zonas con tanto tránsito, existe una idea aún mejor: colocar un suelo sintético de vinilo al corte o en losetas. La gama de posibilidades en este material es casi infinita, reproduce todos los estilos de madera y cerámica y en prácticamente todos los colores. ¿Y su instalación? Tan fácil como desenrollar y pegar.

Una de las “reformas pirata” con las que conseguimos un resultado más llamativo es renovar los muebles de la cocina. Una vez más, aplicar pintura podría ser una opción, pero contamos con otra aún más rápida y económica: forrarlos con vinilo adhesivo. Es resistente a la humedad, lavable y el acabado, si se aplica bien, es prácticamente indetectable.

Para redondear la renovación de nuestro hogar bastará con cambiar las antiguas lámparas por globos de papel -a la venta por pocos euros en cualquier bazar-, cubrir las sillas y los sofás con fundas y adquirir estores o cortinas ya confeccionadas, que mejor encajen en las medidas de nuestras ventanas. El resultado de la “reforma pirata” será espectacular.

2018-12-21T15:48:46+00:00 18 diciembre, 2018|0 Comments

Leave A Comment