Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

¿Piso o chalet? Esa es la cuestión

La vivienda ideal de los españoles es un chalet independiente -situado cerca de la playa o en una ciudad de interior- con una extensión entre 101 y 120 m² y tres dormitorios o más. Esto es lo que revela el V Estudio de Casaktua “La demanda de vivienda en España. 2019 ¿el año de la estabilización del sector?” Sin embargo, la realidad no siempre se corresponde con los deseos y los compradores terminan decantándose por un piso de entre 81 y 100 m2 con 2 o 3 dormitorios.

Cuando están buscando una vivienda, muchos compradores se debaten entre la elección de un piso o un chalet. Ambos tipos de casa tienen argumentos a favor que es necesario analizar antes de hacer un desembolso económico tan importante. Por eso, el equipo de Casaktua.com quiere ayudaros a tomar la mejor decisión. Empecemos por los pisos, estas son sus principales ventajas:

El mercado es mayor y se sitúan en zonas más céntricas

El número de pisos disponibles es mucho más alto que el de chalets, así como su tipología y su rango de precios. Además, se pueden encontrar pisos en todo tipo de zonas -céntricas, periferia…-, mientras que los chalets suelen predominar en las afueras y en áreas rurales.

Son más baratos y conllevan menos gastos

En general, la inversión para adquirir un piso es menor que para comprar un chalet.

Al tener menos metros y estar distribuidos en una sola planta, es más fácil climatizar los pisos y conservar la temperatura, con lo que el gasto en calefacción o aire acondicionado se reduce.

Los propietarios de pisos tan solo deben hacer frente a los gastos “internos” de su propia casa, ya que, al pertenecer a una comunidad de vecinos, los costes “exteriores” se reparten entre todos. 

Su limpieza es más rápida y fácil

Es evidente que al ser más pequeños y al no tener más de una altura, se tarda menos en limpiar las superficies y en mantener el orden. Además, al no tener jardín propio anexo a la casa, la suciedad y los insectos no entran tan fácilmente como en los chalets.

Asimismo, como están integrados en un edificio compartido, el mantenimiento de las zonas comunes y de los elementos estructurales no recaen en una sola persona.

Son más seguros

Los ladrones tienen más dificultades para acceder a los pisos que a los chalets. Los pisos –excepto los bajos- se encuentran elevados varios metros sobre el nivel de la calle, por lo que introducirse a través de sus ventanas se complica. Frecuentemente, se ubican en urbanizaciones cerradas y muchos disponen de portero, así que la entrada por la puerta principal tampoco es sencilla.

Por último, están los vecinos, que pueden dar la señal de alarma ante cualquier movimiento extraño. Además, poder recurrir ellos en situaciones de necesidad, como enfermedades repentinas, caídas o accidentes…, es también una ventaja añadida que aporta una mayor tranquilidad -sobre todo en el caso de personas mayores-.

Ya habéis visto las principales ventajas de vivir en un piso, veamos ahora cuales son los motivos de peso para decidirse por un chalet:

Son más espaciososvivienda ideal

Si lo que estáis buscando es amplitud, vuestra elección debe ser un chalet. Cuentan con un mayor número de metros cuadrados, tanto en el interior como en el exterior. Lo habitual es que sean de dos plantas, pero muchos tienen hasta cuatro, contando con un garaje y una buhardilla. Tendréis habitaciones de sobra para alojar a la familia y para desarrollar vuestro trabajo o vuestros hobbies.

Y ¿qué decir del exterior? Con mayor o menor extensión, todos los chalets tienen una zona externa al aire libre. Quizá tenga una piscina o espacio para instalarla. Si no, siempre tendréis sitio, al menos, para organizar barbacoas y cenas, aprovechando el buen tiempo.

Aportan una mayor privacidad

Sobre todo en el caso de chalets independientes (que no comparten ninguna pared con un vecino), gozaréis de una mayor autonomía y privacidad. Nada de oír a los vecinos discutiendo o de escuchar su cisterna en mitad de la noche, ni de que ellos os oigan a vosotros.

Además, todas las decisiones respecto a vuestra casa las tomareis vosotros mismos, sin tener que llegar a ningún acuerdo ni seguir las normas marcadas por la comunidad de vecinos.

Se les puede sacar rentabilidad

¿El chalet es particularmente grande?, ¿tiene alguna habitación que no utilizáis o incluso alguna zona con acceso independiente? Bien, podéis alquilarla.

Una buena idea es convertir el sótano de la casa en un pequeño apartamento y arrendarlo a largo plazo o de forma esporádica a través de las plataformas de alojamiento vacacional. Así obtendréis un interesante ingreso extra.

Es perfecto para los niños

Si a vosotros os parece amplio, para ellos el chalet será como un palacio con mil rincones donde jugar y con almacenaje para todos sus juguetes. El patio será una “selva” para vivir sus aventuras y una casita de madera se convertirá en su propio refugio. Por no hablar de la piscina, que les proporcionará interminables horas de entretenimiento en verano.

Ahora ya conocéis los puntos a favor de estos dos tipos de vivienda. Es el momento de analizar vuestras circunstancias personales, vuestro presupuesto y vuestros deseos y determinar, así, cuál es la mejor decisión: ¿piso o chalet?

2019-10-08T10:34:06+00:00 3 octubre, 2019|Tags: , , |0 Comments

Leave A Comment