Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Pequeños detalles para romper con la rutina del hogar

Abrís la puerta de casa y un bostezo de aburrimiento escapa de vuestros labios. Los mismos muebles, las mismas cortinas, los mismos cuadros…, todo igual que siempre. Cuando os mudasteis, diseñasteis personalmente la decoración, eligiendo cuidadosamente cada detalle, pero los años han pasado y vuestro hogar ya no os emociona. La decoración os parece plana y rutinaria, pero está en buen estado, así que tampoco es cuestión de deshaceros de todo y empezar desde cero.

Entonces ¿qué podéis hacer para romper con la rutina y volver a amar vuestra casa? El equipo de Casaktua os ha preparado una serie de recomendaciones, si las seguís daréis un giro a la decoración sin cambiar los principales elementos y sin gastaros una fortuna:

Las paredes envuelven los ambientes

La pintura y el papel pintado son vuestros aliados, no hay nada que transforme tanto el aspecto de una estancia como cambiar las paredes. Sed creativos, si los muebles son de tonos neutros podéis arriesgaros sin miedo.

Las opciones son casi ilimitadas: una de las últimas tendencias en decoración es pintar las paredes en diferentes tonos, jugando con colores complementarios, o tal vez puedes elegir un papel pintado espectacular y concederle el protagonismo a una única pared. En esta misma línea, algo que elevará vuestra decoración a otra categoría es contratar a un pintor artístico para que plasme una obra de arte en el techo del salón (nubes), en la pared central de vuestro dormitorio (paisajes) o en la habitación de los niños (motivos infantiles). Con el dibujo adecuado, conseguiréis un toque exclusivo y un elemento diferencial que sorprenderá a todos.

Si queréis algo más modesto, pero también original, apostad por las pinturas con efectos. Para los que no las conozcáis, son compuestos que permiten crear fácilmente texturas realmente especiales: tierra, terciopelo, estuco veneciano, o metalizado.

Textiles que marcan la diferencia

Teniendo en cuenta la nueva imagen de las paredes podéis renovar las cortinas, los estores o los paneles japoneses por unos nuevos a medida o ya confeccionados, dependiendo de vuestro presupuesto. O si los tamaños os encajan, rotarlos de habitación. ¿Os habéis planteado cómo quedarían las cortinas del salón en el dormitorio? Quizá os llevéis una agradable sorpresa.

Sustituir las alfombras por otras, implicará una sutil transformación, es posible que vuestras visitas noten que habéis cambiado algo, pero no sepan exactamente qué es lo que ha sido.

Respecto a los asientos, podéis retapizar las sillas y el sofá o si preferís una alternativa más económica pero casi igual de resultona, optar por ponerles fundas.

Si también estáis aburridos de las lámparas, tenéis la opción de sustituir las antiguas pantallas por otras nuevas. Las de tejidos naturales como el algodón o el lino aportan calidez y serenidad. Seguirán iluminando vuestras vidas, pero con una luz renovada.

En el dormitorio –además de cambiar las cortinas- lo más sencillo es reemplazar la ropa de cama por otra más actual o colores de temporada. Y si queréis complicaros un poco más, podéis forrar el cabecero o improvisar uno nuevo situando una tela suspendida a modo de tapiz o un trenzado de fibras naturales como el esparto o el mimbre.

Elementos decorativos coordinados

Con las paredes y los textiles ya renovados, llega el turno de los objetos que embellecen vuestro hogar. Seguramente, al principio, había un lugar para cada cosa y cada cosa tenía su lugar estratégicamente elegido, pero con el paso del tiempo habréis ido acumulado un variado compendio de cuadros, figuras, o marcos de fotos, procedentes de viajes, regalos y compras impulsivas.

Es el momento de hacer borrón y cuenta nueva y seleccionar aquellos que contribuyan a crear una línea decorativa más acorde con vuestras preferencias actuales. Lo primero que debéis hacer es retirarlos todos de su ubicación actual, descartar aquellos que realmente no os convenzan (como aquel jarrón que os regaló vuestra suegra) y – siguiendo la filosofía de la gurú del orden, Marie Kondoquedaros con los que os hagan sentir felices.

El siguiente paso será crear composiciones decorativas equilibradas y para ello, nada mejor que aplicar la regla del tres. No, no se trata de una técnica matemática, sino de una de las estrategias que utilizan los interioristas más experimentados.

Se basa en el hecho de que el cerebro humano percibe con mayor claridad los conjuntos impares que los pares. La combinación de tres elementos diferentes es más dinámica que la de dos y permite crear patrones reconocibles, que resultan más bonitos y armoniosos.

Podéis mezclar objetos de la misma categoría como cuadros o espejos de distintos tamaños y materiales, o agrupar diferentes elementos creando combinaciones triples como, por ejemplo, un libro + una lámpara + una planta. Es cuestión de ir probando y viendo que es lo que mejor funciona en cada espacio.

Aplicando estos trucos para romper con la rutina del hogar, no permitiréis que vuestra casa vuelva a aburriros nunca más. Su transformación está en vuestras manos.

2019-11-07T10:57:40+00:00 6 noviembre, 2019|Tags: , , |0 Comments

Leave A Comment