Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

¿Pensando en comprar un coche eléctrico? Cómo instalar un punto de recarga en el garaje de casa

En los próximos años, el futuro de los transportes en España irá estrechamente ligado a la protección del medioambiente. Así parecen indicarlo iniciativas como Madrid Central o la nueva legislación que actualmente está preparando el Gobierno: la Ley de Cambio Climático.

En virtud de esta ley, a partir del año 2040, no se podrán vender o matricular ni turismos ni vehículos comerciales ligeros que produzcan emisiones de dióxido de carbono; esto incluiría no solo a los diésel y a los gasolina sino también a los híbridos o vehículos de gas natural (GNC) o licuado (GLP) y dejaría las opciones prácticamente reducidas a los vehículos eléctricos.

Como consecuencia de las facilidades de aparcamiento y circulación concedidas a los coches eléctricos en Madrid Central y de las futuras restricciones al resto de vehículos planteadas por la nueva ley, las reacciones no se han hecho esperar y, en noviembre, las ventas de eléctricos ascendieron un 103% en la Comunidad de Madrid y un 79,3% en el total nacional, respecto al mismo mes de 2017.

Una de las primeras dudas que se plantean los conductores antes de adquirir un coche eléctrico es la que hace referencia a su abastecimiento de energía y a la posibilidad de instalar un punto recarga en el garaje de casa. ¿Se puede hacer?, ¿Cuáles son los pasos a seguir? Los expertos de Casaktua explican las claves:

La Ley de Propiedad Horizontal establece que no es necesario someter la instalación de un punto de recarga a la aprobación de la junta de propietarios, simplemente hay que informar por escrito al presidente de la comunidad o al administrador y conservar una copia del documento fechada y sellada.

Una vez realizado este trámite, el siguiente paso es decidir qué modalidad de instalación es la más conveniente. Existen varias soluciones:

  • Desde el contador particular: solo es viable si el domicilio y el garaje están en el mismo edificio y la distancia entre ambos puntos es corta. En ese caso se puede aprovechar el contrato de suministro eléctrico de la vivienda.
  • Desde el contador del garaje: será un segundo contador el que permita a la comunidad registrar el consumo e incluirlo en la cuota mensual correspondiente a tu plaza.
  • Con un nuevo suministro: es la opción más costosa, pero puede ser práctica en el caso de aparcamientos de grandes dimensiones o si se alquilala plaza de garaje.

El montaje, por parte de profesionales, es sencillo: solo habrá que llevar un cable hasta la plaza de aparcamiento, colocar un cuadro de mando y protección y la base mural de recarga con un sistema de bloqueo -una llave o una tarjeta RFID- que evitará un uso inapropiado por parte de terceros.

Cuando esté completada la instalación, el coche eléctrico podrá “descansar” cómodamente en su garaje mientras se recarga y quedará listo para circular sin perjudicar al medioambiente.

2019-01-18T13:20:09+00:00 15 enero, 2019|0 Comments

Leave A Comment