Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Pasillos, ¿cómo ampliarlos visualmente?

Los pasillos son los espacios más olvidados de las casas. Al ser zonas de paso, habitualmente largas y estrechas y sin luz natural, resultan complicados de decorar y en muchas ocasiones se quedan “desnudos”, limitados a una capa de pintura, de forma que no se les saca todo el partido posible.

Pero, aunque a priori, parezca lo contrario, son muchas las opciones que tenemos para darles más protagonismo y amplitud. Los expertos de Casaktua nos ofrecen algunas recomendaciones:

Apostar al blanco: pueden utilizarse tonos claros neutros, pero sin duda el que mejor funciona es el blanco puro que aportará una mayor extensión visual y reflejará la luz que provenga de otras estancias. Pintar los marcos y las puertas del mismo color aportará uniformidad y acentuará la sensación de amplitud.

Nada de muebles: en nuestro afán por aprovechar todo el espacio disponible de la casa, a veces colocamos mobiliario en lugares -como los distribuidores- donde entorpece el paso y se convierte en un obstáculo visual. Huyamos del horror vacui y busquemos otras opciones; los pasillos, cuanto más despejados, mejor.

Luz cálida: lo ideal sería que la luz del sol iluminara todas las estancias de la casa, pero eso es poco frecuente, especialmente en el caso de los pasillos. Así pues, nuestro objetivo es dejar pasar la mayor cantidad posible de luz y complementarla con una iluminación artificial adecuada. Instalando puertas completas de cristal o de madera con cristales mate permitiremos la llegada de luz de otras habitaciones. Respecto a las lámparas, lo que mejor funciona es orientarlas hacia los lados y hacia el techo y utilizar un tipo de iluminación cálida y sin contrastes.

Espejos mágicos: su magia reside en multiplicar el espacio y la luz que reflejan. Colocando un gran espejo o varios de diferentes tamaños en una de las paredes, el distribuidor parecerá más grande, más abierto y transmitirá una impresión más interesante.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Tirando para ganar: es la opción más drástica pero también la más efectista. Si la estructura lo permite, podemos derribar uno de los tabiques del pasillo y sustituirlo por un cerramiento de cristal transparente o un panel translucido, ¡el resultado será espectacular!

Aplicando estos consejos, los pasillos dejarán de ser las estancias menos atractivas del hogar y se convertirán en espacios agradables y con personalidad propia.

Leave A Comment