Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Cómo obtener rentabilidad de vuestra vivienda durante la jubilación

Existen casi diez millones de jubilados en España (9,76 mil) y esa cifra se incrementa año tras año. La cuantía de las pensiones es, en muchos casos, insuficiente, y el aumento de la esperanza de vida y la baja natalidad están provocando que el sistema sea insostenible a largo plazo.

Con este panorama, muchos jubilados intentáis buscar formas alternativas de financiación que os permitan complementar vuestra pensión y conseguir una mejor calidad de vida. Al provenir de una generación fuertemente arraigada a la propiedad, la mayoría poseéis una casa y esa podría ser, precisamente, la solución a vuestros problemas económicos.

Según el V Estudio Casaktua “La demanda de vivienda en España. 2019, ¿el año de la estabilización del sector?”, aproximadamente la mitad de los españoles opina que una vivienda es el mejor plan de pensiones (47%). Pero, ¿qué fórmulas existen para obtener dinero de un inmueble en propiedad? El equipo de Casaktua os lo explica:

Venta o alquiler de la vivienda habitual

Venderla es la opción más drástica y solo es posible si tenéis otro lugar donde mudaros. A cambio de vuestra casa obtendréis un precio competitivo y podréis administrarlo para percibir una renta vitalicia.

La ventaja es que la venta de la residencia habitual realizada por mayores de 65 años no está sujeta al IRPF. Y las desventajas de esta transacción son que no podréis continuar viviendo en vuestra casa y que vuestros herederos no tendrán ningún derecho sobre ella.

Si no deseáis venderla, también podéis alquilar vuestra casa o alguna de las habitaciones y, así, obtener un dinero extra con el que mejorar vuestra prestación. De este modo, no perderíais la propiedad y conseguiríais una rentabilidad mensual. Sin embargo, tened en cuenta que los alquileres también tienen sus riesgos (impagos, destrozos…) y necesitan un trabajo de administración y supervisión.

Venta o alquiler de la segunda residencia

Si disponéis de una segunda propiedad, vuestras opciones se amplían, ya que podéis vender vuestra vivienda habitual y mudaros a la casa de vacaciones o quedaros en vuestro hogar y deshaceros de la segunda propiedad. Esta última es la manera preferida que elegirían los españoles para conseguir dinero durante la jubilación, con un 35% de adeptos.

Ante esta disyuntiva, vuestra decisión va a depender de la suma que queráis reunir (la segunda residencia suele tener un valor inferior a la primera) y de dónde queráis residir (si vuestro sueño siempre ha sido pasar vuestra jubilación en la playa o en el pueblo, la elección será sencilla).

Al igual que en el caso de la habitual, también podéis alquilar la segunda residencia –entera o por habitaciones- y aseguraros unos réditos mensuales. De hecho, esa es la forma de financiación predilecta para el 35%.

Hipoteca inversa

Consiste en pedir un préstamo y presentar vuestra propia casa como garantía de pago. Suele tener una duración preestablecida y se puede jubilaciónimplementar como una línea de crédito e ir retirando sumas dependiendo de las necesidades de cada momento. Es la solución ideal para el 22% de los españoles.

Cuando finalice el plazo, deberéis devolver lo retirado. Si no podéis hacer frente a la deuda, tendréis que vender vuestra vivienda y en el caso de que fallecierais, vuestros herederos tendrían la propiedad del inmueble, pero deberían saldar con la entidad las cantidades adeudadas.

Recordad que para poder solicitar este producto financiero deberéis ser mayores de 65 años o tener una dependencia severa.

Hipoteca inversa con renta vitalicia

Lo que la diferencia de la hipoteca inversa convencional es que el vencimiento solo ocurrirá tras el fallecimiento del hipotecado. Durante los primeros años percibiréis una renta financiera derivada del préstamo y, cuando se acabe, comenzaréis a recibir una renta vitalicia. Tanto vosotros como vuestros herederos conservaréis la titularidad del domicilio (aunque, por supuesto, tendréis que devolver lo prestado) y la renta vitalicia que recibiréis estará exenta de tributar el IRPF durante los primeros años.

Venta nuda propiedad con usufructo

Probablemente no lo sepáis, pero nuestra legislación da la posibilidad de vender una vivienda y conservar su usufructo.  Es lo que se llama “vender la nuda propiedad”. Si lo hacéis, podréis recibir todo el dinero de la venta y permanecer en ella hasta vuestro fallecimiento. Pero claro, el precio no será el de mercado sino inferior, ya que el comprador no podrá tomar posesión del inmueble hasta medio o largo plazo.

Para calcular el importe, se tendrán en consideración el valor de mercado y vuestra esperanza de vida, además del valor del usufructo, que sería equivalente al coste del alquiler de un piso (de las mismas características) durante el total de años estimados.

Ahora que ya conocéis todas las opciones disponibles para sacar la máxima rentabilidad de vuestras propiedades, es el momento de estudiar cada una de ellas, analizar vuestras circunstancias personales y decidir qué es lo que mejor se adapta a vuestras necesidades.

Tenéis que pensar cuál de estas operaciones o productos financieros os permitirá tener una jubilación tranquila, sin preocuparos por las cuestiones económicas. ¡Es lo mínimo que os merecéis!

Aunque también es probable que os estéis planteando invertir vuestros ahorros y adquirir un apartamento en la playa o una casa en el pueblo para disfrutar con vuestros nietos, ¿es una locura a vuestra edad? Nada de eso. En esta entrada os explicamos qué condiciones debéis cumplir.

2019-10-03T16:34:07+00:00 1 octubre, 2019|Tags: , , |0 Comments

Leave A Comment