Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

¿Vivienda de nueva construcción o de segunda mano? Todo lo que debes saber

Obra nueva vs segunda mano

Ha llegado el momento de buscar un hogar y surgen montones de dudas. Probablemente una de las primeras sea decidirse entre una casa de nueva construcción o explorar el mercado de segunda mano. Ambas elecciones tienen importantes ventajas e inconvenientes. Los expertos de Casaktua las analizan para ti:

Obra nueva

Novedad

Aunque parezca algo obvio, la ventaja inicial de una casa de nueva construcción, es su novedad. Quien la adquiera será la primera persona en convertirla en un hogar y eso hará que psicológicamente la sienta más suya. Las viviendas nuevas se caracterizan por estar construidas con los últimos materiales y altas calidades, esto garantiza que no será necesario hacer renovaciones durante muchos años.

Más instalaciones

Los inmuebles de nueva construcción suelen formar parte de urbanizaciones cerradas que cuentan con todo tipo de prestaciones: piscinas, gimnasios, pistas deportivas… De esta forma, proporcionan una experiencia de habitabilidad mucho más completa.

Elección personalizada

Las casas a estrenar se adaptan a los gustos actuales y ofrecen nuevos espacios como habitaciones con baño y vestidor integrado. Muchas promociones dan la posibilidad de configurar diferentes opciones para conseguir un hogar a medida.

Sostenibilidad

La eficiencia energética es una condición ya imprescindible en las nuevas construcciones. Aparte de proteger el medioambiente, esto supone un gran ahorro energético y económico.

Segunda mano

Precio moderado

El precio es lo primero que se valora al buscar una casa. Las de segunda mano, normalmente son más baratas que las de nueva construcción. Según el Consejo General del Notariado, las viviendas nuevas son un 26% más caras que las usadas. Actualmente el precio de la vivienda nueva se sitúa en 1.902€/m2, mientras que las casas de segunda mano cuestan 1.509€ por metro cuadrado.

Mayor variedad de ubicación

Pueden encontrarse viviendas usadas en todas las áreas, sin embargo, hallar una casa nueva en la zona que queremos, a veces, no resulta tan sencillo. Las zonas interiores de las ciudades siguen siendo las más deseadas por los futuros propietarios y aquí es donde la segunda mano se convierte en la principal opción de mercado.

Máxima personalización

Si está en buen estado, la vivienda de segunda mano permite entrar a vivir desde el primer día, cosa que no ocurre con las casas de nueva construcción, ya que frecuentemente hay que esperar a que finalicen las obras. No obstante, si lo que se desea es realizar una reforma, el propietario no sentirá ningún remordimiento en demoler los elementos antiguos y rediseñar los espacios a su conveniencia. Podrá escoger todos y cada uno de los detalles de la casa y asegurarse de que el resultado le satisface completamente.

Menos costes e impuestos

Los gastos de la comunidad son normalmente inferiores, ya que no suelen haber extras que los disparen (portero, piscina…) Además, al acceder a una vivienda usada, el comprador deberá hacer frente al ITP, que en algunas comunidades se reduce hasta el 4%, sin embargo, al adquirir una nueva -excepto en el caso de las VPO- tendrá que asumir el 10% de IVA.

Redactar una lista de prioridades y comprobar que tipo de vivienda las cumple, en mayor grado, nos ayudará a eliminar las dudas y a tomar la decisión que mejor encaje con nuestras circunstancias y deseos.

Leave A Comment