Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

No os resistáis a la moda de los muebles reciclados

La crisis y la concienciación medioambiental de la última década han traído consigo muchos cambios y uno de ellos ha sido el surgimiento de una nueva mentalidad que apuesta por realizar un consumo más responsable donde priman las tres R: reducir, reutilizar y reciclar.

Bebiendo de esta filosofía nació la fiebre por el Do It Yourself y las manualidades, que os permiten crear vuestra propia ropa, complementos, objetos decorativos e incluso muebles reciclados. Pero no solo crearlos, porque una de las principales aplicaciones de las técnicas de DIY es la restauración de enseres antiguos.

Si en los últimos años os habéis visto ante la necesidad de amueblar una casa o de renovar el aspecto de alguna habitación, es probable que hayáis dado la espalda a las tiendas y hayáis comenzado a mirar con otros ojos los viejos muebles que ya teníais en vuestro hogar, que estaban amontonados en el trastero de vuestros padres o que acumulaban polvo en la casa de la abuela.usar muebles reciclados

Esas mesas, sillas, armarios…, han pasado de pareceros viejos trastos a convertirse en piezas con muchas posibilidades. Y de ahí a armaros con lija y rodillo y poneros a pintar tan solo hay un paso.

Los tutoriales de muebles reciclados han proliferado en Internet, los programas de bricolaje se han hecho populares entre los espectadores y materiales específicos como el chalk paint o las lijadoras de mano se han vuelto imprescindibles en muchos hogares.

Este entusiasmo por la artesanía y el “Hazlo tú mismo” ha trascendido incluso los motivos originales de su aparición -el ahorro y la protección del medioambiente- y ha evolucionado hacia una tendencia decorativa de primer nivel. Los diseñadores de interior eligen artículos reciclados para sus proyectos de movimientos tan variados como el industrial, el shabby chic, el retro, el rústico o el nórdico.

Para este fin, sirven muebles de todas las épocas, al principio los más habituales eran los de madera maciza en tonos oscuros, pero ahora se llevan también los procedentes de los años 60 y 70, hechos de materiales como la melanina o el skay. Con formas más divertidas, el resultado de su viaje al siglo XXI queda espectacular y encajan a las mil maravillas en ambientes jóvenes o dinámicos. Una gran idea puede ser recuperar uno de los armarios-alacenas que poblaban las cocinas de vuestras abuelas y pintar sus puertas y cajones con los azules, amarillos, rojos y negros básicos de los cuadros de Mondrían, el resultado será una auténtica obra de arte.

En otras ocasiones os hemos hablado de como reciclar un mueble antiguo, pero desde Casaktua, ahora queremos explicaros como integrarlo en la decoración de vuestro hogar:

Estilo definido

Para conseguir una sensación equilibrada y que vuestra casa no se convierta en un batiburrillo sin identidad propia, debéis decantaros por una línea concreta y que todas las estancias sigan ese mismo aire. A partir de ahí –al tener una base decorativa homogénea- podréis introducir vuestras piezas recicladas sin que su presencia desentone y sin correr el riesgo de que el efecto acabe siendo algo kitsch.

Siguiendo la proporción 80/20

Si no sois demasiado atrevidos o seguidores acérrimos del vintage, algo que no falla es seguir la regla del 80/20. Básicamente, consiste en que la mayoría (el 80%) de vuestros objetos decorativos sean modernos y el resto (el 20%) sean muebles reciclados.

Combinación ganadoraPintar muebles reciclados

Cuando son varios los objetos reciclados que tenéis que integrar en vuestro hogar, podéis hacerlo de dos formas: manteniéndolos juntos o repartiéndolos por varias habitaciones.

En el primer caso, aunque provengan de épocas y estilos diferentes, tratad de que sigan el mismo patrón cromático o de materiales que el resto del mobiliario, así lo vintage no resultará cargante. En el segundo caso, al colocar el mueble reciclado en convivencia con otros más modernos, podéis ser algo más arriesgados y convertirlo en el foco de atención visual de la estancia, en la pieza estrella que destaque por encima de las demás.

Nueva vida, nuevo uso

Lo bueno de reciclar objetos por vosotros mismos es la libertad que tenéis para jugar y experimentar; para liberarlos de anteriores usos e imaginar otros nuevos que encajarán mejor en vuestra casa y que le darán a la pieza un concepto más moderno. Así, si por ejemplo, tenéis la suerte de encontrar una antigua mesa de trabajo de madera maciza -de las que se empleaban en los talleres o en los comercios- con unos pocos toques podréis transformarla en una excelente mesa de comedor. Y ya, si la combináis con unas modernas sillas, estaréis elevando el diseño a otra categoría. El resultado: puro carácter.

Y no olvidéis que los muebles no son los únicos elementos decorativos que podéis reciclar para incorporarlos en vuestra casa. Lámparas de araña, espejos con marcos románticos, baúles…, todos ellos pueden ser recuperados y actualizados para completar vuestra ecléctica decoración.

2019-09-10T12:42:13+00:00 5 septiembre, 2019|Tags: , |0 Comments

Leave A Comment