Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Cómo montar un negocio en un local comercial, paso a paso

Después de mucho pensarlo, habéis decidido dar el gran salto y montar vuestro propio negocio. Habéis adquirido el local perfecto, bien situado, con el tamaño conveniente y a un precio razonable.

Pero sentimos deciros que eso ha sido tan solo el inicio, ahora comienza la auténtica tarea: transformarlo en el proyecto que habéis imaginado y abrir sus puertas al público. Para ayudaros en esta labor, el equipo de Casaktua os explica cuáles son los pasos que debéis seguir:

Planificación

Lo primero de todo es conseguir los planos del local y, si no se ajustan a la situación actual, elaborar unos nuevos. Así podréis elaborar un diseño que se ajuste a vuestras necesidades. Distribuir acertadamente las diferentes áreas – el mostrador, los probadores, el escaparate…- es imprescindible para conseguir un espacio de venta o de ocio, práctico y atractivo para los clientes.

Permisos

Vuestro local deberá contar con la licencia de actividad que acredita que cumple las condiciones de seguridad, habitabilidad y uso de la actividad que vais a desarrollar. Si ya la tenía, únicamente tendréis que presentar una Declaración Responsable para efectuar el traspaso de titularidad. Si no tenía licencia de actividad y vais a hacer obras de acondicionamiento, antes de nada, tendréis que solicitar una licencia de obra. Cuando se os conceda (puede ser un proceso administrativo largo, tened paciencia), podréis comenzar las obras y al finalizarlas deberéis entregar en el ayuntamiento el certificado de final de obra junto con la solicitud de licencia de apertura.

Obras y decoración

La empresa de construcción que se encargue de la reforma de vuestro local deberá ajustarse fielmente al proyecto diseñado por el arquitecto y, al mismo tiempo, ser flexible con los cambios de última hora que deseéis introducir. Lo más importante es que no se salgan excesivamente del presupuesto y que completen la obra dentro de los tiempos fijados.

Cuando los trabajos constructivos acaben, llegará el turno de la decoración, cuyo objetivo es hacer sentir al comprador que se encuentra en un lugar cómodo y agradable. Eso lo conseguiréis mediante el empleo de la luz, el color y el mobiliario. Si no estáis muy seguros de cómo hacerlo, os podéis plantear contratar los servicios de un interiorista, que os ayudará a plasmar el espíritu comercial que queréis transmitir.

Por fin la obra está terminada, todos los detalles rematados y habéis recibido la licencia de apertura: ¡ya estáis listos para la inauguración!

¡Mucha suerte con vuestro negocio!

Leave A Comment