Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

¿Merece la pena invertir para poner en alquiler un piso turístico?

Hoy en día el turismo se ha transformado, ya que hace unos años se limitaba prácticamente a las vacaciones de sol y playa, donde tan solo se trasladaban a inmuebles de su propiedad cercanos a zonas costeras o directamente una parte de la población no viajaba nunca. Sin embargo, en la última década, todo ha cambiado y poco a poco se han ido multiplicando los motivos para viajar, surgiendo millones de posibilidades, tantas como innumerables de turismo hay, así como la forma de hacer turismo y como puede ser el hospedaje, en la que cada vez coge más fuerza el alquiler de un piso turístico.  Ahora cualquier excusa es buena para preparar la maleta y cambiar de aires.

El perfil de turista también se ha modificado sustancialmente, antes se identificaba con unos niveles adquisitivos y unas edades muy concretas. En cambio, en el momento actual, cualquiera puede viajar y encontrar el alojamiento que mejor se adapte a sus características. Ser joven y con pocos recursos ya no es un impedimento para descubrir el mundo.

La expansión de la economía colaborativa y el surgimiento de las plataformas de alquiler de pisos turísticos han sido, en gran parte, los responsables de la aparición de esta nueva clase de turismo.

Entre 2014 y 2017, se abrieron casi 14.000 nuevos pisos turísticos y se alcanzó la espectacular cifra de 134.561 alojamientos (Datos INE). Hoy en día, el número de alojamientos es ligeramente inferior, pero alquilar un piso turístico sigue siendo una interesante opción para muchos propietarios. Según el V Estudio de Casaktua “La demanda de vivienda en España. 2019, ¿el año de la estabilización del sector?”, para el 14% de quienes invierten en vivienda, la mejor opción es dedicarla al alquiler vacacional.

Y es que, mientras que el precio promedio de un alquiler mensual convencional se sitúa en 535€, la tarifa media por noche en un piso turístico asciende a 135,38€. Estas atractivas cifras son las que llevan a muchos inversores a plantearse la posibilidad de adquirir una casa para alquilarla bajo el formato de piso turístico. Pero ¿es realmente un negocio tan rentable como parece a simple vista? Los expertos de Casaktua os dan las claves:piso turístico en Madrid

La ubicación es determinante

En las grandes urbes dominadas por el turismo como Madrid, Barcelona o Sevilla, alquilar un piso turístico suele ser mucho más ventajoso, para los propietarios, que decidirse por el arrendamiento a largo plazo. El flujo de viajeros es continuo y los precios que se cobran son altos pero la competencia cada vez es mayor y mejor, así que resulta bastante complejo lograr una ocupación suficiente como para obtener rentabilidad. En ciudades pequeñas, la realidad es aún más complicada, ya que el número de turistas es inferior y, por extensión, la demanda es mucho más reducida.

Un importante obstáculo: la regulación

Las comunidades autónomas tienen la competencia para regular el negocio del alquiler de pisos turísticos. Ante el crecimiento exponencial de este sector y la inquietud vecinal por la gentrificación del centro de las ciudades, las instituciones se han visto desbordadas y sin recursos legislativos para hacer una ordenación adecuada. Así que, en los últimos años, comunidades y ayuntamientos han comenzado a legislar y a restringir la concesión de licencias, así como a reforzar los requisitos necesarios para montar un piso turístico.

Deberéis asesoraros muy bien y estar muy seguros de que podréis cumplir con todas las exigencias antes de embarcaros en esta aventura. Por ejemplo, en la ciudad de Madrid es obligatorio que todos los pisos turísticos tengan un acceso separado del resto de vecinos, lo cual es prácticamente inviable en los pisos y solo posible en casas bajas o chalets.

Gastos inevitables

Cuando los alquileres son a largo plazo, los gastos como el agua, la electricidad, el gas o el wifi corren por parte del inquilino, sin embargo, en los gastos piso turísticoalquileres de pisos turísticos todos esos costes deben ser asumidos por el propietario. Así que, al pago de las cuotas mensuales de la hipoteca, a la suma invertida para la reforma y para amueblar el apartamento y a los posibles desembolsos extra que puedan surgir (desperfectos, averías…), tendréis que sumarles esos costes fijos todos los meses. Conviene que echéis cuentas para saber si lo que ganáis con el alquiler turístico es suficiente para cubrir todos los gastos y para que os deje algún beneficio.

Con la comunidad de vecinos hemos topado

Aparte de las dificultades legales existentes para dar de alta un alojamiento turístico y de todos los gastos que implica, es probable que también debáis hacer frente a la oposición de la comunidad de vecinos. Muchos quieren evitar las molestias de compartir el rellano con huéspedes temporales que cambian constantemente, que entran y salen a horas intempestivas y que pueden tener hábitos desagradables. Por eso, algunas comunidades prohíben expresamente en sus estatutos la explotación de inmuebles con fines turísticos dentro del edificio.

Actualmente los precios de venta están moderados, las condiciones bancarias son más flexibles, el Euribor se encuentra en unos niveles excepcionalmente bajos y existe una notable oferta inmobiliaria procedente de los activos bancarios. La situación es propicia para la inversión destinada al alquiler de pisos turísticos. Pero, tras analizar los datos que os hemos mostrado ¿os parece que es un negocio rentable? La decisión es solamente vuestra.

2020-03-12T20:44:17+00:00 10 marzo, 2020|Tags: |0 Comments

Leave A Comment