Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Mejores plantas medicinales para cultivar en casa

Desde el principio de los tiempos, la naturaleza ha sido una fuente inagotable de recursos para los seres humanos, de la que extraían todo aquello que necesitaban en cada momento: alimentos, tejidos, pieles, medicinas…  Experimentando, descubrieron que muchas plantas tenían propiedades curativas y aprendieron a utilizarlas en beneficio de su salud. Hoy descubrimos las mejores plantas medicinales para cultivar en casa.

Todas las culturas tenían sus expertos en plantas medicinales -físicos en Grecia, chamanes en América del Sur, monjes en Europa durante la Edad Media…-, pero también muchas personas del pueblo llano conocían las cualidades de los vegetales y se proveían de ellos en sus propios huertos.

Infusionando las hojas, elaborando cataplasmas, macerándolas en alcohol o en aceite…, esas eran las formas primitivas de extraer todo el potencial de las plantas medicinales y también, las más efectivas.

Con la generalización de la Medicina y de los medicamentos, la mayoría dejó de servirse de las plantas medicinales para tratar las dolencias cotidianas y parte de ese saber se fue perdiendo. Pero si queréis recuperar esa sabiduría ancestral y convertir vuestro jardín en una “farmacia natural”, solo tenéis que seguir los consejos de los expertos de inmobiliaria Casaktua.

¿Cultivar plantas medicinales en casa? Estas son las mejores

Albahaca

Su uso más extendido es el de dar sabor a los alimentos, pero además cuenta con numerosas propiedades, muchas de ellas relacionadas con el aparato digestivo: alivia los dolores de estómago, reduce los gases, es diurética, o incluso puede llegar a mejorar la movilidad estomacal, entre otros beneficios.

Sirve para rebajar la fiebre, las inflamaciones y mejorar los síntomas catarrales. La albahaca, además aplaca el cansancio, regula el sistema nervioso y activa el sistema inmune.

Se reproduce por esquejes o semillas y puede sembrarse en macetas o en tierra. Para que podáis aprovecharos de sus beneficios, tendréis que regarla abundantemente, aseguraros de que permanezca en semi sombra, abonarla periódicamente y aislarla del frio.

Aloe Vera

En los últimos años su fama como protector de la piel se ha extendido y han surgido innumerables productos cosméticos que la incorporan a tener un huerto en casasu composición como si de un bálsamo milagroso se tratara.

El Aloe Vera ha demostrado su utilidad como reparador de heridas, cicatrices o abrasiones y como calmante de la piel dañada por los insectos o por los elementos naturales y meteorológicos.

Los cutis marcados por el acné también mejoran su aspecto y las llagas bucales desaparecen ante su uso.  Lo más sencillo y efectivo es extraer la gelatina interior de sus hojas y aplicarla directamente sobre la piel.

Si deseáis cultivar Aloe Vera en casa, podéis plantarlo –preferiblemente en otoño o invierno- en macetas, pero aseguraros de que drenen bien el agua. Después, colocad la planta en un lugar húmedo, pero donde esté expuesta a la luz del sol durante unas ocho horas diarias y regadla cada 15 días.

Hierbabuena

Otra planta popular por su papel como condimento es la hierbabuena, que se caracteriza por desprender un agradable aroma de frescor. Entre sus cualidades curativas, destacan las estomacales (diarrea, gases), las menstruales (antidismenorreico) y las relajantes (contribuye a manejar situaciones de estrés)

Al ser una planta perenne, si la cuidáis bien, conservará sus hojas durante todo el año. Las primeras semanas de la primavera son el momento perfecto para plantarla, si lo hacéis en maceta, será más fácil moverla para protegerla del mal tiempo, pero sobre suelos húmedos y bien drenados sus hojas se multiplicarán.

Orégano

Con su olor tan característico, seguro que sabéis que el orégano es el aderezo perfecto para multitud de platos de la cocina mediterránea. Lo que quizá no conocíais es que, además, es un excelente “medicamento natural” con multitud de aplicaciones, ya sea bebido en infusión, frotado sobre la piel en solución de alcohol o inhalando sus vahos: combate la congestión nasal, relaja la musculatura, alivia los dolores menstruales, es antiinflamatorio, antifúngico, antioxidante y analgésico.

Es preferible sembrarlo directamente sobre la tierra, pero si decidís hacerlo en macetas, estas han de tener al menos 30 cm de profundidad. Resiste bien todo tipo de temperaturas, necesita al menos 4 horas de sol diarias y un riego periódico, pero no excesivo.

Romero

El uso tópico de alcohol o aceite de romero para aliviar dolores y reumatismos articulares y musculares mediante friegasplantar romero en casa está muy extendido en nuestro país. Pero, además, los estudios médicos indican que, tomándolo en infusión, el romero es positivo para reducir los gases y para estimular las secreciones gástricas y el apetito.

El mejor escenario para esta planta medicinal es un jardín con tierra arcillosa, bien drenada y ligeramente ácida y la forma más indicada para propagarlo es cortando un esqueje de una planta frondosa. Requiere poco riego (cada una o dos semanas), puede prescindir del abono y le encanta el sol, así que colocadlo en un sitio donde reciba al menos seis horas diarias de luz solar.

Regresad a vuestras raíces naturales y redescubrid los positivos efectos de las plantas medicinales, ¡podéis hacerlo desde vuestra propia casa!

2019-11-12T11:34:49+00:00 7 noviembre, 2019|Tags: , , |0 Comments

Leave A Comment