Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Las casas de segunda mano son las preferidas por el 82% de los compradores

Según los últimos datos hechos públicos por el Instituto Nacional de Estadística, el 82% de las viviendas transmitidas por compraventa durante 2018 eran usadas, frente al 18,0% de nueva construcción.

Aunque el mercado de obra nueva ha anotado en 2018 su mayor repunte desde 2007, es la venta de viviendas de segunda mano la que lleva seis años de crecimiento. En el último año se han contabilizado 422.531 operaciones en este segmento; 33.831, solamente en diciembre.

Por comunidades, las que registraron mayores ventas de casas usadas en el último mes de 2018, fueron Andalucía (5.503), Comunidad Valenciana (4.574), Cataluña (4.360), Madrid (3.672) y Castilla y León (1.155) Y fijándonos en las regiones, son las grandes ciudades, con Madrid y Barcelona (2.876) a la cabeza, las que concentran un mayor número de operaciones, seguidas por zonas costeras como Alicante (2.244), Valencia (1.828) o Málaga (1.765)

Pero ¿cuáles son los factores que hacen decantar la balanza de ventas en favor de las viviendas de segunda mano? Los expertos de Casaktua nos lo explican:

  • Mayor oferta

Como es obvio, existen muchas más viviendas ya construidas que en proceso de construcción o recién terminadas. El mercado es más extenso y, por lo tanto, las posibilidades para elegir zona, tipo de inmueble y características se multiplican.

  • Precios más reducidos

El dinero es uno de los factores más determinantes a la hora elegir una vivienda. Como afirma el Consejo General del Notariado, las casas nuevas son un 26% más caras que las usadas. En la actualidad, el coste de los inmuebles de nueva construcción es de 1.902€/m2, mientras que las casas usadas se sitúan en 1.509€ por metro cuadrado.

  • Catalogación

No todos los inmuebles que se venden como segunda mano, han sido realmente usados por más de una persona. La novedad de una vivienda no depende del número de años que tenga o de su estado, sino de que ya haya sido inscrita en el registro de la propiedad. Por ejemplo, las casas terminadas por las promotoras que son registradas e incorporadas a la cartera de las entidades bancarias dejan de considerarse nuevas y pasan directamente al mercado de segunda mano.

Esto supone una interesante ventaja para los compradores que, en muchos casos, pueden acceder a propiedades recién acabadas, pero con un precio más asequible y una menor carga fiscal. Esto último se debe a que el IVA sobre la venta de viviendas de obra nueva está fijado por el Gobierno en un 10% (para VPP y libres), mientras que el Impuesto de Transmisiones Patrimoniales que grava la segunda mano depende de las comunidades autónomas y es más reducido en muchos de los casos.

2019-03-05T11:47:39+00:00 19 febrero, 2019|Tags: , , , , , , , , |0 Comments

Leave A Comment