Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

De la escoba a la roomba: grandes inventos para la limpieza del hogar

Desde que el mundo es mundo, una de las mayores motivaciones de los seres humanos ha sido la de librarse del trabajo pesado. Este objetivo ha impulsado la imaginación y el ingenio de las personas y ha sido el causante de la mayoría de los inventos, desde la rueda hasta los ordenadores.

En cierto modo, podría decirse que la pereza es la que estimula la inventiva, ya que a lo largo de la historia los inventores han realizado el esfuerzo mental de crear ingenios solamente para evitar o reducir el trabajo físico.

Esto queda especialmente patente cuando hablamos de la limpieza. A nadie le gusta limpiar, pero todos deseáis tener la casa impoluta, ¿verdad? Pues eso es lo que debieron pensar los creadores de los avances que se han dado, a lo largo de los años, en el sector de la limpieza. En Casaktua queremos mostraros los más destacados:

Escoba

Se trata, sin duda, del mayor ejemplo de tecnología rudimentaria: su precedente más antiguo es el resultado de atar unas ramas a un palo. A principios del siglo XIX, el concepto fue rediseñado por una comunidad religiosa norteamericana –los Shakers-, para hacerlo más plano y funcional. A pesar de que, en el imaginario colectivo, es el medio de transporte favorito de las brujas, hoy en día, no existe ningún hogar donde no esté presente ya sea en su formato de escoba o como cepillo de barrer.escoba a la roomba

Fregona

Seguimos con una invención española: la fregona. Tal y como la conocemos hoy, fue patentada en 1964 por el ingeniero riojano Manuel Jalón Corominas. Al igual que en el caso anterior, la clave del invento estaba en el palo; gracias a él, el fregado de los suelos se hacía de forma más rápida y más cómoda. Fue toda una revolución, ya que permitió a las limpiadoras –que antes fregaban de rodillas- ponerse de pie y cubrir una mayor extensión en un menor tiempo.

La generalización de la fregona va estrechamente ligada al cubo con cubeta para escurrir. Estos dos utensilios de limpieza han seguido evolucionando juntos y actualmente existe la fregona giratoria, que va acompañada de una cubeta que elimina el agua de las fibras de la fregona, “centrifugándola” a gran velocidad.

Aspiradora

En 1901 el ingeniero inglés Hubert Cecil Booth, patentó la Puffing Billy, una gigantesca máquina que absorbía la suciedad gracias a un motor eléctrico. Uno de sus primeros encargos fue aspirar la alfombra azul colocada en la abadía de Westminster para la coronación de Eduardo VII.

No sería hasta siete años después (1908), en Ohio, cuando William H. Hoover diseñó el modelo con ruedas, largo mango y una bolsa para recoger el polvo que se popularizó en Estados Unidos y, hoy en día, todos conocemos.

Vaporeta

En los años 80 se convirtió en la estrella de los hogares y en el objeto de deseo de madres y abuelas para dejar la casa “como los chorros del oro”. Existen varias versiones –limpiadoras de trineo, escobas de vapor, combinados de aspiración más vapor, pistolas de vapor- pero todas ellas se rigen por un principio básico: limpian e higienizan utilizando la fuerza del vapor a presión. Puede aplicarse sobre numerosas superficies: azulejos, alfombras, cristales, sanitarios, hornos, griferías…

Robot aspirador

Podría definirse como una aspiradora autónoma. Gracias a la tecnología que incorpora, puede moverse de forma independiente por la casa, esquivar obstáculos, evitar caídas y aspirar o, incluso, fregar. En 1996 apareció una primera versión, pero no estaba bien lograda y fracasó. Ya, en 2002, el modelo Roomba fue el que triunfó entre los consumidores.

Desde entonces, ha seguido evolucionando y los nuevos aparatos son capaces de trazar mapas, aprender itinerarios y vaciarse solos. Además, ya es posible controlarlos a distancia, mediante una aplicación móvil. Seguramente, cuando soñabais con que en el futuro un robot limpiaría vuestra casa, no lo imaginabais así, ¿verdad?

Robot limpiacristales

Los cristales son una de las superficies de la casa más engorrosas de limpiar y que necesitan ser repasadas con mayor frecuencia. Por ello, se ha desarrollado un dispositivo que –al igual que el robot aspirador- funciona de manera autónoma y que puede ser dirigido a distancia, desde el smartphone.

Permanece adherido a los cristales mediante una bomba de succión y se mueve a través de un sistema de tracción de oruga con bandas de goma. Además, suele incorporar dos mopas diferentes, la primera humedece y retira la suciedad depositada, y la segunda seca y da brillo a los cristales. La tecnología que integra le permite estimar las dimensiones de las ventanas, hallar las esquinas y diseñar la mejor ruta.

Pero su uso no se limita a los vidrios, este dispositivo puede dejar reluciente cualquier material liso: vitrinas, mesas, mamparas, superficies cerámicas…

2019-10-01T17:34:35+00:00 26 septiembre, 2019|Tags: , |0 Comments

Leave A Comment