Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Fallos que os impiden vender vuestro piso

Vuestra casa lleva ya meses a la venta y todavía no habéis recibido ninguna oferta por ella. Está situada en una buena zona, no tiene demasiados años y tiene un tamaño moderado, además consideráis que el precio es razonable. Entonces ¿por qué no le interesa a ningún comprador?, ¿cuáles son los fallos que impiden que se venda? El equipo de Casaktua ha analizado los posibles fallos que los vendedores pueden estar cometiendo:

Para empezar, se tiene que determinar cuál es el problema: si apenas recibís visitas o si recibís muchas, pero nadie se decide a comprarla. Si os encontráis en la primera situación, casi con total probabilidad, el problema esté en el anuncio de los portales online. El anuncio puede ser ineficaz por dos motivos:

Fotos de mala calidad

El fallo más garrafal que podéis cometer es no incluir ninguna imagen en el anuncio. Al hacerlo, os estaréis asegurando de no recibir mensajes de interés por vuestro piso. Si no ponéis fotos generareis desinterés y desconfianza entre los usuarios, que descartarán vuestro anuncio de forma inmediata.

Pero el subir fotografías de mala calidad (desenfocadas, descuadradas, mal iluminadas) también se estará poniendo obstáculos a una posible venta. Lo más recomendable es contratar a un fotógrafo que haga unas imágenes profesionales pero también podéis encargaros vosotros mismos, siguiendo estas prácticas recomendaciones.

Texto falso o inexacto

En el texto del anuncio debéis ser descriptivos y destacar los puntos fuertes, pero, en ningún caso, debéis exagerar ni mentir. Es cierto que esa “realidad decorada” podría serviros para atraer más visitas, pero sería absolutamente contraproducente, ya que los compradores se sentirían engañados y se marcharían ofendidos en cuanto se dieran cuenta de que la realidad no se corresponde con el anuncio.

Además de ser veraz, el texto debe estar bien estructurado, ser comprensible y no presentar faltas de ortografía. Con un buen texto y unas buenas fotografías, vuestro anuncio será tomado en consideración y recibiréis un mayor número de visitas.

Ahora bien, si vuestro anuncio es correcto y funciona como gancho para quienes buscan una vivienda, pero, tras el primer contacto, no volvéis a saber nada de los potenciales compradores, quizá, el problema esté en la propia visita y en las características del inmueble:

Suciedad y/o malos olores.

Vuestra casa puede tener un gran potencial, pero si está sucia o huele mal, nadie le dará una oportunidad. Las cortinas, sofás y otros textiles revelan rápidamente la suciedad, así como los espejos y los cristales de las ventanas.  Respecto a los olores, con la limpieza se eliminarán en gran medida, pero sed objetivos, si tenéis mascotas, o fumáis lo más seguro es que vuestro hogar no huela precisamente a rosas. Así que antes de cualquier visita ocuparos de ventilar, aspirar pelos y tirar colillas. ¡Ah! y un ambientador con un aroma agradable siempre viene bien para completar el efecto.

Apariencia descuidada

Limpiando, ya habéis dado un gran paso para mejorar su imagen, pero no basta con quedarse ahí: tenéis que lograr que su apariencia sea atractiva para los potenciales compradores.vender piso

Lo primero es solucionar los posibles desperfectos: paredes desconchadas, persianas averiadas, puertas rotas…, y después, es el momento de crear un escenario para que quienes la visiten se puedan imaginar viviendo en ella. Hay que despersonalizarla al máximo, retirando de la vista todos los objetos personales, dejando solo los muebles imprescindibles en cada estancia y, acentuar la iluminación natural y decorar con colores neutros y suaves.

Practicando esta técnica, conocida como home staging estaréis contribuyendo a que cualquier persona -independientemente de su edad, su sexo o su procedencia- pueda figurarse cómo sería su vida en vuestra casa.

Precio exagerado

Es probable que tengáis una conexión sentimental con el piso que queréis vender o quizá lo comprasteis hace pocos años y no concebís venderlo por menos de lo que os costó. Ambas circunstancias van a provocar que sobrevaloréis el inmueble y que pidáis un importe exagerado por él.

Para fijar un precio acertado debéis asumir que no son relevantes cuestiones como el dinero que habéis invertido en el piso (reformas y mejoras), la carga emocional que tiene o la suma que necesitáis para comprar uno nuevo. Los factores realmente importantes son la situación del mercado, la competencia, el estado real del inmueble, la ubicación y el precio de venta de propiedades similares situadas en la misma zona.

Documentación incompleta

Parece lo más obvio y lo más básico, pero algunas ventas llegan a truncarse por no tener todos los documentos en regla. Para vender una vivienda es necesario que el propietario aporte los siguientes documentos: DNI o pasaporte, escritura original, recibo del IBI del año en curso, certificado de corriente de pagos de la comunidad de propietarios, último recibo de los diferentes suministros (agua, luz, gas…), cedula de habitabilidad, certificado de eficiencia energética, plusvalía municipal, certificado de aptitud de la Inspección Técnica de Viviendas (en caso de que sea obligatorio), seguro decenal entregado por la promotora (si la construcción tiene menos de diez años)

La ausencia de cualquiera de ellos ya sea por pérdida o por inexistencia (pagos no realizados, inspecciones no pasadas, etc.) hará inviable la transacción.

Ahora que ya sabéis cuales son los fallos más habituales en la venta de una vivienda, lo mejor es tratar de no cometerlos o de ponerles solución. ¡Todavía estáis a tiempo!

2019-12-12T16:53:05+00:00 10 diciembre, 2019|Tags: , |0 Comments

Leave A Comment