Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Digitalización: la revolución del sector inmobiliario

Una silenciosa revolución está transformando todos los sectores de actividad y modificando la manera tradicional de hacer las cosas, se trata de la revolución digital.

El sector de la construcción es uno de los más conservadores, pero, poco a poco, va subiéndose al carro de la digitalización impulsado por factores como: un nuevo tipo de clientes con expectativas cambiantes, una renovada generación de profesionales, novedosas opciones tecnológicas, un marco legislativo conveniente o la puesta en marcha de grandes proyectos de infraestructuras a escala mundial.

Según los datos del informe “Digitalización en el sector de la construcción: la revolución en marcha” de la consultora multinacional Oliver Wyman, la transformación digital de esta industria podría suponer hasta un 25% de ahorro en costes.

Pero ¿a qué nos referimos cuando hablamos de digitalización en el sector de la construcción? El equipo de Casaktua nos da las claves:

  • El programa Building Information Modeling (BIM) es una de las herramientas esenciales para la digitalización. Su papel es el de conectar todos los elementos y promover mejoras a lo largo del proceso constructivo, desde el diseño hasta la edificación. Su utilización puede generar ahorros entre el 15% y el 20%.
  • En las fases iniciales del proceso constructivo, el uso de drones permite medir distancias y áreas con precisión, así como elaborar modelos en 3D del terreno y, en fases posteriores, llevar a cabo un seguimiento de la evolución de la obra y una vigilancia automatizadas.
  • La utilización en remoto de maquinaria y robots para edificar ya no es ciencia-ficción, actualmente es posible gracias a la Inteligencia Artificial y permite reducir los riesgos y proteger la integridad física de los trabajadores.
  • Gracias al Internet de las Cosas es posible instalar sistemas de recolección de datos de la infraestructura y crear “edificios inteligentes”. Estos sistemas proporcionarán una mayor protección e incrementarán la eficacia energética: equipos de medición de la calidad del aire, dispositivos de iluminación inteligentes, detectores automáticos de incendios, monitorización del consumo energético, control del flujo del agua y detección de pérdidas…

Todo un abanico de posibilidades que se abre ante el futuro y que, presumiblemente, acabarán convirtiendo al de la construcción en un sector más eficiente, seguro y orientado hacia las necesidades y los deseos de las personas.

Leave A Comment