Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Diferentes tipos de suelo para casa: pros y contras

Cuando llega el momento de hacer una reforma, las decisiones parecen multiplicarse: el color de la pintura, el material de las puertas, el estilo de los muebles, el tamaño de las lámparas…, y una de las primeras que deben tomarse, es cuál será el tipo de suelo para casa que resulte ideal.

Aunque, a priori, pudiera parecer lo contrario, no es una elección sencilla ya que las opciones son numerosas y varían en función de factores como la usabilidad, los materiales, las estancias donde serán instalados, las modas o las preferencias personales. Por esta razón, el equipo de Casaktua, ha elaborado una pequeña guía que os ayudará a tomar la mejor decisión:

Cemento pulido

Empezamos por uno de los materiales más innovadores y más utilizados por los decoradores en la actualidad. El cemento pulido es lo que se denomina suelo continuo, ya que no presenta juntas, como otros tipos de suelo para casa.

Entre sus cualidades, hay que resaltar su capacidad para adherirse sobre cualquier superficie (excepto tarima o parqué), su rápida instalación y su precio razonable. Además, es muy versátil, ya puede emplearse también sobre encimeras o paredes. Es resistente, fácil de limpiar y de mantener.

Porcelana o cerámica

Desde siempre han sido los favoritos en zonas de mucho uso, allí donde el agua estaba presente y donde solía ser necesaria una limpieza azulejos para el bañofrecuente. Es decir, principalmente en baños y cocinas. Sin embargo, en los últimos años, se han extendido por el resto de las estancias de la casa. Los motivos han sido el perfeccionamiento de las técnicas de fabricación y la aparición de nuevos acabados.

Ahora existen algunos que imitan perfectamente a la madera, al mármol…, hay pequeñas baldosas hidráulicas o azulejos de gran formato. Las posibilidades son prácticamente ilimitadas.

Decantarse por la porcelana o la cerámica será un acierto seguro, por su durabilidad, su versatilidad, su adaptabilidad y sus precios reducidos. Únicamente deberéis tener la precaución de calzaros antes de pisar sobre este frio suelo o de colocar alfombras que aumenten la calidez de vuestro hogar.

Piedra natural, granito y mármol

Esta es, sin duda, la propuesta más lujosa a la hora de elegir un tipo de suelo para casa. También es la más duradera, porque estos suelos resisten impecables durante toda la vida. Muchos propietarios ni se plantean cambiarlos, porque su precio es muy caro y su desmontaje es costoso y complicado.

Son una elección inmejorable, pero hay que tener en cuenta el nivel de porosidad de la piedra elegida, ya que cuanto más poroso sea más dificultosa será su limpieza y las manchas podrían acabar afeando el suelo.

Vinilo, uno de los tipos de suelo para casa

Y de la opción más cara, pasamos a la más barata y rápida de colocar: el suelo vinílico o PVC. ¿Os acordáis del famoso sintasol que cubría los suelos de vuestras casas en los ochenta? Intentaba parecerse al parqué, pero tras unos pocos años acababa abombándose y rompiéndose. Pues bien, este suelo vinílico es la versión avanzada de aquel nostálgico sintasol: más resistente, más bonito y de mayor calidad.

Podéis encontrarlo en infinidad de diseños que imitan a la madera, a las baldosas, a la piedra o que están estampados con motivos infantiles.

Su limpieza y su instalación son sencillas, pero conviene revisar que el pavimento esté correctamente nivelado y que no contenga irregularidades, ya que el suelo vinílico es fino y al adherirlo, podría notarse cualquier imperfección. Para garantizarle una larga vida útil, deberéis impedir la exposición directa a la luz solar que acabaría decolorándolo. Asimismo, es necesario evitar la cercanía de fuentes de calor, que pueden provocar que se despegue y se levante.  Por este motivo, la instalación de vinilo o PVC sobre suelo radiante está totalmente contraindicada.

Parqué

Con el paso de los años, las tablillas se han vuelto más anchas, la colocación más lineal y los colores más variados, sin embargo, el parqué sigue siendo el rey de los suelos domésticos. Las modas han ido cambiando su estilo, pero continúa siendo el tipo de suelo para casa preferido por multitud de propietarios.

Sus ventajas hablan por él: es cálido, natural, resistente, fácilmente renovable y con carácter. Puede ser macizo o multicapa. Su aspecto es muy parecido pero el macizo se podrá acuchillar y barnizar un mayor número de veces y su perdurabilidad será más larga.

Como desventaja, se trata de un revestimiento más delicado que otros tipos de suelo para casa. Los arañazos y las marcas de pequeños impactos son habituales, así que hay que tener una mayor precaución para evitar que se produzcan.

Tarimasuelo de madera laminado

Es la alternativa económica y de calidad al parqué. Este tipo de suelo laminado está compuesto por varias capas de melanina que aseguran su dureza y su similitud con el parqué.  No se pueden acuchillar ni barnizar, pero tampoco suele ser necesario, ya que son más resistentes y también más baratos.  Cuentan con un sistema que simplifica su instalación, soportan bien la incidencia del sol y del calor (son aptos para suelo radiante) y no exigen ningún tratamiento especial. Su única desventaja sería el sonido y la sensación que transmiten al pisar sobre ellos, debido a su montaje “flotante”.

¿Suelos de madera o de piedra? ¿Natural o artificial? ¿Y el cemento?… Ahora que contáis con más información, podréis decidir qué tipo de suelo encaja mejor con vuestro hogar.

2020-02-20T18:36:02+00:00 18 febrero, 2020|Tags: , |0 Comments

Leave A Comment