Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Cómo decorar una habitación Montessori

María Montessori fue la creadora de un sistema educativo basado en el respeto a los derechos de los niños y en su capacidad espontánea para aprender: el método Montessori. Esta filosofía, sostiene que hay que dar libertad a los más pequeños para que satisfagan su curiosidad natural y descubran el mundo a través de sus propias experiencias.

La primera toma de contacto de los niños con su entorno se crea en el hogar, por eso una de las tareas iniciales de este método es acondicionar la habitación del bebe para que se convierta en un lugar perfecto para aprender, jugar y descansar.

Y ¿cómo podéis montar una habitación Montessori? Principalmente se trata de que fomentéis la independencia y la autonomía de los niños, de que mantengáis el orden y de que no sobrecarguéis el espacio con demasiados objetos. El equipo de Casaktua os lo explica detenidamente:

Cama en vez de cuna: es lo más llamativo de la habitación, la presencia de una cama de suelo, que da la opción al pequeño de subir y bajar cuando lo desee y además le ofrece una perspectiva sin obstáculos del entorno. Actualmente existen en el mercado muchos tipos de camas de suelo, desde las más sencillas -con un simple colchón- hasta las más estilosas, tipo casita o tienda de campaña.

Espejo: una herramienta tan elemental proporcionará horas de entretenimiento al bebé, le ayudará a reconocerse y a practicar los movimientos del cuerpo. A partir de los ocho meses, un espejo con barra le incitará a levantarse y a empezar a caminar.

Juguetes accesibles: unos pocos juguetes, colocados en estanterías bajas, estarán al alcance del niño. Esto fomenta la independencia y el orden ya que puede elegir por sí mismo con qué quiere jugar sin tener que pedirlo y, poco a poco, va aprendiendo a colocar cada juguete en su sitio.

Zona de lectura: el sistema será el mismo que con los juguetes, unas estanterías accesibles para que el niño pueda ver los libros y cogerlos por sí mismo. Una buena idea es exponer solamente unos cuantos libros e irlos cambiando periódicamente, así la novedad llamará la atención del niño y le impulsará a cogerlos.

Espacio de arte: la faceta artística es fundamental en la evolución del pequeño, por ello, debe tener su lugar en la habitación Montessori. Será suficiente con una pizarra de madera -con dos caras, una para pintar con tiza y otra con rotulador- y con un kit de materiales que podréis ir rotando al igual que los libros.

Si os interesa la filosofía Montessori, con estos sencillos consejos, podréis empezar a preparar la habitación ideal para vuestro bebé.

 

2019-03-12T12:43:29+00:00 8 marzo, 2019|Tags: , , , , , , , , , , |0 Comments

Leave A Comment