Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

¿Decoración navideña artesanal, sostenible y bonita? ¡Es posible!

Pasillos del supermercado abarrotados de turrón y polvorones, ciudades compitiendo para ver cuál coloca la iluminación más brillante, villancicos en cada rincón de las ciudades, toca prepararnos para la decoración navideña.

Hace años, las fiestas empezaban el día 22 de diciembre al ritmo de la Lotería de Navidad y concluían el 7 de enero, tras la visita de los Reyes Magos. Es probable que supieran a poco, así que ahora han adelantado su inicio al día 1 de diciembre. Como para esa fecha la mayoría de las ciudades ya han encendido sus luces navideñas, vosotros ya estáis oficialmente autorizados para colocar la decoración navideña de vuestros hogares. Pero tened en cuenta un consejo: si dejáis pasar el puente de la Constitución sin haber decorado vuestra casa, quizá os comparen con el Grinch, por vuestra falta de espíritu navideño.

No obstante, si estáis saturados de fiestas comerciales y consumismo y deseáis celebrar unas Navidades más serenas y respetuosas con el medioambiente, el equipo de Casaktua os ha preparado unas prácticas recomendaciones:

Decoración navideña DIY

Si deseáis dar un giro a la decoración de vuestro hogar, debéis olvidar las bolas de plástico y los adornos navideños producidos en serie. A partir de este año podréis decantaros por el Do It Yourself con materiales naturales. El objetivo es que no tengáis que comprar nada nuevo, reutilizando elementos que se puedan tener por casa y que incluso, recojáis en el campo.

Por ejemplo, para dar la bienvenida a vuestros seres queridos en estas fechas tan señaladas, nada como una corona para la puerta confeccionada con ovillos de lana. Os aseguramos que no habrán visto nada igual. Las guirnalda de piñas son una opción sencilla a las que se puede dar una  capa brillante de dorado o plateado para que el resultado quede espectacular.

Un árbol auténtico y otro de fieltro.

Los abetos artificiales están hechos de resinas plásticas procedentes del petróleo. Su fabricación es un proceso contaminante y no se decoración navideña artesanalpueden reciclar. Por eso, es más recomendable adquirir un árbol natural. Con los cuidados adecuados, podréis plantarlo en el jardín o llevarlo a un vivero municipal para que sea replantado en un espacio natural. Y ¿para decorarlo? La creatividad y vuestras manos pueden ser los artífices de una decoración navideña única y ecológica. Usando unas ramitas, unos botones y un lazo, podéis elaborar unos preciosos copos de nieve. Con unas pajitas y un poco de maña, haréis unas espectaculares estrellas navideñas. Y reutilizando los corchos de las botellas de vino, podréis crear unos curiosos colgantes para el árbol. Las ideas son infinitas, solo tenéis que echarle imaginación.

Para que los niños puedan jugar con el árbol sin complicaciones, nada mejor que confeccionarles su propio arbolito navideño. Todo lo que necesitáis es una pieza grande de fieltro verde, retales de otros colores, velcro y unas tijeras. El primer paso será dibujar la silueta del arbolito en la pieza de fieltro verde, recortarla y colocar trocitos de velcro en toda su superficie. Después, recortad pequeñas decoraciones sobre tela en forma de regalitos, bolas, lazos, bastones de caramelo, o campanas. A continuación, fijad a la pared el árbol de fieltro y poned la otra cara de los trocitos de velcro en las decoraciones. Y, por último, dejad que los niños peguen y despeguen a su gusto. Pasarán agradables ratos entretenidos cambiando la disposición de las decoraciones y disfrutando con su propio árbol navideño.

Regalos envueltos con imaginación

Los Reyes Magos y Papá Noel tienen un gran trabajo y una gran responsabilidad al envolver sus regalos. El uso de papel decorado crear adornos de Navidadprovoca la tala de árboles y tiene un enorme impacto ecológico. Pero, existen alternativas más sostenibles. La opción básica sería reutilizar los envoltorios de presentes anteriormente recibidos, también es posible emplear papel de periódico o de revistas o el típico papel de estraza marrón. Puede que a priori, el resultado os pueda parecer algo descuidado, pero haciendo una envoltura más elaborada, poniéndole lazos o pequeños adornos navideños, tanto el exterior como el interior de los obsequios agradarán a sus destinatarios.

Para los que buscan sorprender, os proponemos que os atreváis con el Furoshiki. Literalmente, esta palabra hace referencia a la “tela cuadrangular tradicional de Japón, que se usa para envolver y transportar todo tipo de objetos, desde ropa y regalos hasta botellas de vidrio”. También se usa ese término para definir la técnica empleada para empaquetar obsequios con tela. Para adentraros dentro de esta técnica ancestral, primero debéis hacer una recopilación de telas que ya no utilicéis: retales, pañuelos, fundas de almohada, camisas…) Después, consultar uno de los numerosos tutoriales que explican, paso a paso, las diferentes formas de envolver. El último paso será practicar y ser constantes hasta que parezca que el regalo ha llegado directamente desde Tokio.

Como veis, otra decoración navideña es posible: una más sostenible, bonita y creada por vosotros mismos.

2019-12-10T18:42:05+00:00 5 diciembre, 2019|Tags: , |0 Comments

Leave A Comment