Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Decoración del hogar con objetos viejos reciclados

Lo vintage sigue de moda. Es un hecho, después de una larga temporada en la que las tiendas low cost uniformizaron los hogares con sus muebles y sus objetos decorativos con nombre propio, estamos viviendo una reacción a esta monotonía decorativa, marcada por la originalidad y el deseo de diferenciarse.

El reciclaje, la artesanía y el do it yourself se han convertido en fuente inagotable de ideas para aquellos que queréis vivir en una casa con personalidad propia. Muchos de los que en el colegio suspendíais manualidades, ahora habéis descubierto vuestra vena artística a base de pintura a la tiza y lija. Otros, que jamás habíais salido del centro comercial, os habéis hecho expertos rastreadores de tesoros ocultos en rastrillos y almonedas. Algunos, incluso, habéis rescatado “joyas en bruto”, abandonadas junto a un contenedor y habéis logrado sacarles todo su potencial…

La creatividad engancha, porque nada da mayor satisfacción que mirar vuestra obra de arte, ya terminada, colocada en su sitio definitivo y saber que ha salido de vuestras manos. ¿Y ver la cara de admiración de vuestros amigos y familiares cuando les contáis que ese mueble -que parece sacado de una revista de decoración- lo recogisteis de la calle y lo habéis restaurado vosotros mismos? Eso no tiene precio.

Si queréis experimentar esa sensación o si estáis buscando nuevas ideas decorativas, los expertos de Casaktua os sugieren algunas:

Baúl

Un baúl antiguo es, en realidad, una caja de sorpresas, porque puede transformarse de mil decoración del hogarmaneras y acabar sirviendo para finalidades muy diferentes: mesa de centro, mesa auxiliar, banco a los pies de la cama y, si lo dejáis abierto y en vertical, incluso puede ser una estantería. Buscad a fondo en la casa del pueblo, en mercadillos o tiendas de antiguo y seguro que por unos pocos euros conseguís una pieza que encaje con lo que estáis buscando.

A la hora de elegirlo, fijaros en que estructuralmente se mantenga bien y en que la madera esté en buen estado. Después podréis darle la apariencia que deseéis siguiendo unos sencillos pasos: limpiar suavemente, desmontar la tapa y extraer los herrajes, retirar el forro y limpiar el interior, lijar, forrar el interior con una tela o papel de vuestro agrado, pintar el exterior, volver a montar la tapa y los elementos de metal… y disfrutar del resultado. Si queréis hacerlo más funcional, podéis añadirle unas ruedas en la base, que os permitirán moverlo donde deseéis.

Lámpara

Durante largos años, en todas las casas tuvieron un lugar de honor las lámparas doradas de araña. Cuajadas de cristalitos que tintineaban cuando vuestras abuelas los limpiaban con mimo, o bien, con unos grandes globos blancos que nunca eran iguales, porque alguno acababa rompiéndose y resultaba imposible encontrar un recambio idéntico.

Ahora su aspecto parece totalmente demodé y duermen el sueño de los justos en trasteros o casas deshabitadas. Pero no os dejéis engañar por esa capa dorada descolorida o por los cristalitos ausentes, simplemente utilizando pintura en espray y un poco de imaginación, la lámpara puede pasar de patito feo a cisne y convertirse en la pieza estrella de vuestro salón.

Para empezar, os recomendamos cambiar el casquillo y el cableado, no es tan difícil como parece y es por vuestra propia seguridad. Después, retirad todos los cristalitos o globos y, si los vais a reutilizar, ponedlos en remojo con amoniaco o algún otro limpiador específico. El siguiente paso es lijar la estructura de la lámpara con lana de hierro y pintarla con una capa de espray. Para darle el toque final, podéis recolocar los cristales o los globos originales, cambiarlos de color con pintura para bombillas o sustituirlos por unas pantallas a contraste. Vuestra abuela no daría crédito.

Escalera – estantería

¿Tenéis una antigua escalera de mano de esas de madera que tenían dos caras y formaban un triángulo al abrirse? Pues, aunque todavía no lo sepáis, lo que tenéis es una estantería DIY en potencia. Esta es una de las manualidades más sencillas y efectistas que puedan existir. Lo único que os hace falta son unos tablones para colocarlos a modo de baldas y unos clavos para fijarlos a los peldaños de la escalera. Así quedaría con un estilo rústico, pero si preferís darle un acabado diferente al inicial, podéis aplicar una capa de chalk paint –que no necesita imprimación- y listo: estantería exprés terminada. ¿A que nunca os lo hubierais imaginado?

Puerta – cabecerodecoración del hogar

El mundo de los cabeceros es rico en reciclajes y manualidades, casi cualquier cosa puede convertirse en un cabecero: una tela, una alfombra, un tablero y, por supuesto…, una puerta antigua. Cuantos más detalles o paneles tenga, mucho mejor. Tendréis que restaurarla en función del estado en que se encuentre y del resultado que queráis obtener. Podéis simplemente limpiarla y mantener la pintura desgastada, tal y como la encontrasteis, o bien lijarla y pintarla con un tono que combine con el resto de muebles de la habitación.

Con pocos euros y mucha imaginación conseguiréis unos elementos decorativos únicos. ¡Creatividad y manos a la obra!

2019-08-06T09:12:59+00:00 1 agosto, 2019|Tags: , , |0 Comments

Leave A Comment