Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Ventajas y desventajas de contratar un decorador

Acabamos de comprar una casa y nos encontramos con todo por hacer. Probablemente no sepamos por dónde empezar y nos sintamos abrumados ante la gran cantidad de elementos que debemos tener en cuenta. Una excelente opción es la de contratar un interiorista o decorador que nos ayude a organizar todo el trabajo y a conseguir la casa de nuestros sueños.

Muchas personas se muestran reticentes a la hora de utilizar los servicios de un decorador porque tienen muchas dudas sobre su papel, procedimiento de trabajo, honorarios…, etc. Desde Casaktua queremos ayudaros a despejar esas dudas para que podáis tomar la mejor decisión.

¿Cuánto cuesta un decorador? ¿Me lo puedo permitir?

Esa es la primera pregunta que se suelen formular quienes se plantean contratar un decorador. Pues, como en todas las profesiones, depende. Algunos reciben una cantidad fija por sus proyectos, otros lo hacen en función de los metros cuadrados de la casa, otros por horas…, pero en general el salario medio de un interiorista está entre el 10-15% del total de la reforma.

¿Cómo acertará el interiorista con mis gustos?

El primer paso es una entrevista personal donde el profesional investiga en profundidad las preferencias y necesidades de su cliente. Tras conocer sus gustos respecto a espacios, materiales, colores…, el interiorista le presentará bocetos -las nuevas tecnologías permiten la elaboración de renders 3D que muestran el resultado de forma muy realista- y moodboards o paneles inspiracionales, que incluyen fotos, tonalidades, tejidos, texturas…, que le ayudarán a hacerse una idea más concreta del estilo diseñado.

Todas las decisiones serán consensuadas y hasta que el cliente no esté absolutamente satisfecho con su trabajo, el decorador no lo dará por terminado.

¿Qué va a hacer un decorador que no pueda hacer yo?

Principalmente ahorrar tiempo, esfuerzo y dinero…, si también dinero. Podríamos pensar que no es tan difícil, que organizándonos bien y sacándole partido a Internet, nosotros mismos seremos capaces de encargarnos de toda la reforma. Sin embargo, cuando nos ponemos en marcha es cuando empiezan a surgir los problemas y las dudas. Probablemente, nada más empezar, nos demos cuenta de que tenemos que invertir mucho más tiempo del planeado en el proyecto.

El interiorista conoce mejor el mercado, la legislación vigente, cuáles son las cuadrillas de trabajadores más cualificadas y los mejores proveedores. Si es necesario conseguir licencias o contar con el asesoramiento de un arquitecto, el se encargará.  También será el responsable de coordinar los equipos de trabajo y las entregas de material.  Asimismo, se ocupará de visitar comercios y proveedores para conseguir los elementos necesarios y hacer una selección previa, en función de tus gustos, para que elijas lo más apropiado para cada espacio. En definitiva, su labor será la de optimizar el tiempo de la reforma.

Además, como profesional, cuenta con precios preferentes en la adquisición de materiales, pinturas, mobiliario… y le será más fácil, recortar gastos y conseguir el resultado esperado sin salirse del presupuesto.

Situaciones en las que es aconsejable contratar un decorador

Si no sabemos que es lo que queremos exactamente y/o no tenemos conocimientos sobre decoración, el interiorista nos ayudará crear un espacio especialmente diseñado para nosotros, teniendo en cuenta, principalmente, factores como la iluminación, los materiales y el mobiliario.

Por el contrario, si estamos enamorados de un estilo decorativo concreto, el decorador nos orientará sobre como plasmarlo en nuestro hogar de la forma más adecuada para que el resultado se corresponda con nuestras expectativas.

Si nuestra vivienda presenta problemas o deficiencias que no sabemos como resolver. Una distribución compleja, unos techos abuhardillados, una cocina demasiado reducida…, pueden ser cuestiones que no sepáis como afrontar por vosotros mismos y que, sin embargo, los interioristas están acostumbrados a resolver con frecuencia. El resultado final de la reforma será satisfactorio solo si se toman buenas decisiones en estos complicados asuntos.

¿Cuál será el resultado?

El interiorista tratará de reflejar siempre la personalidad del propietario, pero aportará ideas y tendencias de decoración, que contribuirán a que la imagen definitiva de la vivienda sea original y exclusiva.

Por supuesto, el resultado final, variará en función de las características de la vivienda, el estilo decorativo, el presupuesto empleado… Pero algo que tienen en común todas las casas que han sido tocadas por la “varita mágica” de un decorador, es que se distinguen inmediatamente del resto.

2019-05-28T10:06:07+00:00 19 octubre, 2018|Tags: , , , , , , , , , , |0 Comments

Leave A Comment