Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

¿Vuestra casa no tiene terraza? Creadla en la azotea o en el balcón

Cuando los primeros rayos de sol tocan vuestra piel, algo os impulsa a sentaros en una terraza, levantar la mano y pedir algo de beber: se llama terraceo, y llevabais un año esperando su regreso. Y es que, según un estudio de la Universidad de Alabama en Birmingham, permanecer al aire libre al menos 20 minutos al día ayuda a reducir el estrés y a recuperarse de la fatiga mental. Así que, por si todavía necesitabais algún argumento extra para practicar el terraceo, ya lo tenéis…

Terraza pequeña

La mayoría deberá conformarse con las terrazas de los bares, pero unos pocos afortunados disponéis en vuestras casas de un espacio al aire libre donde podéis disfrutar de este “deporte” tan español.

No hace falta que tengáis un patio de 80m2, con unos pocos metros descubiertos que os permitan situar una silla y un lugar donde apoyar la bebida y el aperitivo sería suficiente. Aunque si disponéis de un espacio más grande, mucho mejor.

Quizá contéis con algún lugar que esté desaprovechado y que, con unos pequeños toques, podría convertirse en vuestra “terracitaparticular”: ¿un balcón?, ¿un tendedero?, ¿una azotea a la que nunca subís?…

¿Ya habéis pensado dónde? Ahora solo tenéis que poneros manos a la obra, seguid los consejos de Casaktua y triunfaréis:

Mini terraza

Ese balcón al que lleváis años sin salir, y cuya única finalidad era la de guardar la bombona de butano, se transformará en un lugar donde refrescaros mientras leéis un libro u observáis la vida del barrio. Los pasos son sencillos, lo primero será limpiar y vaciarlo. Fregad a fondo el suelo y las rejas, y colocad un tejido de cañizo que os resguardará de las miradas de los viandantes y aportará un toque decorativo. Respecto a los muebles, los más adecuados son los plegables. Si os cabe, podéis colocar una mesita con dos sillas -para disfrutar del balcón en compañía- y, si no, podréis apañaros con una silla y una bandeja diseñada específicamente para engancharla a la barandilla.

Terraza intermedia

Hasta ahora servía para acumular trastos, productos de limpieza y un tendedero medio roto. Para convertirla en un lugar más agradable, y tras limpiarla adecuadamente, podéis colocar césped artificial o alguna alfombra de exterior. Una capa de pintura clara y luminosa dará una nueva vida a las paredes y si plantáis un jardín vertical, así tendréis la sensación de estar cenando en mitad del bosque. Una gran idea es adosar a una de las paredes un banco con almacenaje, cubrirlo de mullidos cojines y acompañarlo con una mesa con sillas plegables. Algunas plantas y farolillos de colores terminarán de dar un estilo alegre y vital a vuestra nueva terraza.

Terraza grande

Terraza grande

A más metros, más posibilidades. Y una azotea tiene muchas… Como siempre, la limpieza es lo primero, si os pueden prestar hidrolimpiadora os vendrá muy bien para hacerla rápidamente y con menos esfuerzo. El segundo paso es la pintura. Si el suelo está muy deteriorado, podéis renovarlo con pintura específica para pavimentos. Las paredes también agradecerán una mano de pintura; como el espacio es grande podéis ser más creativos y pintar alguna de las zonas con colores llamativos.

Lo mejor de esta amplia terraza es que os permitirá crear varios ambientes diferenciados: uno para comer y cenar, uno para relajarse y otro para divertirse y refrescarse con una pequeña piscina. Elegid los muebles o fabricadlos vosotros mismos con palés, en función de vuestro presupuesto, y no os olvidéis de instalar una sombrilla o una pérgola. Aunque os encante tomar el sol, en algunos momentos se agradece un descanso a la sombra.

Echadle imaginación, un poquito de trabajo, poneros protector solar y… ¡a disfrutar de vuestra terraza!

 

 

Leave A Comment