Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

¿Comprar una casa para alquilarla? Recomendaciones

Hasta antes de la crisis de 2008, invertir en ladrillo siempre fue una de las opciones preferidas por aquellos que querían sacar partido a sus ahorros sin poner en riesgo su seguridad financiera.

Comprar casas para ponerlas en alquiler era una forma de asegurarse unos ingresos mensuales sin perder la posibilidad de recuperar la inversión poniendo a la venta el inmueble en caso necesario.

Pero ¿cuál es la situación actual?, ¿sigue siendo tan rentable y tan seguro invertir en viviendas para alquilar?, ¿en qué debemos fijarnos si queremos comprar una casa para arrendarla?

Según los datos del Banco de España, en la última década, el porcentaje de viviendas en alquiler sobre el total, ha aumentado desde un 9,59% a un 14,5%. Además, en el segundo trimestre 2018, la rentabilidad media de adquirir un inmueble para alquilar era del 4,1%, pero añadiendo las plusvalías a 12 meses, esa rentabilidad ascendía hasta un 10,9%.

Así que tomando en consideración estos datos, parece que el alquiler es una tendencia social en auge y, por lo tanto, supone un negocio rentable para los propietarios. No obstante, existen una serie de recomendaciones a tener en cuenta si queremos adquirir una vivienda y sacar el máximo partido de su arrendamiento. Los expertos de Casaktua las explican:

  • Decantarse por las grandes ciudades: el alquiler se ha disparado en urbes como Madrid o Barcelona, sin embargo, en capitales de provincia o localidades más pequeñas, su importancia apenas es significativa.
  • Elegir cuidadosamente la zona: el centro histórico es siempre una apuesta segura. Sus precios de compra son más altos pero los alquileres que se perciben también son mayores.
  • Comprar por debajo del precio medio: supondrá realizar una búsqueda más intensiva pero el objetivo es encontrar una casa cuyo precio medio no alcance el de la zona por motivos como su mal estado o la urgencia de venta por parte de sus dueños.
  • Consultar los inmuebles de los bancos. Las entidades bancarias cuentan en sus carteras con un gran número de propiedades -tanto de segunda mano como de obra nueva- de las que necesitan desprenderse rápidamente para librarse de los gastos de mantenimiento y evitar la depreciación. Por este motivo, su precio suele ser inferior al de otros inmuebles parecidos. Además, las condiciones de venta normalmente son también más ventajosas: bajo interés, facilidades para conseguir la hipoteca, descuentos especiales…

Analizar en profundidad los factores concretos de cada operación y seguir estas recomendaciones os ayudará a tomar la decisión más adecuada y a optimizar vuestra inversión.

2018-12-18T15:03:51+00:00 14 diciembre, 2018|Tags: , , , , , , , , , |0 Comments

Leave A Comment