Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Cómo ser más zero waste en casa

“Reciclar también deja huella, lo ideal es no generar residuos”, esta frase, -pronunciada por la oceanógrafa investigadora del Instituto de Ciencias del Mar del CSIC, Cristina Romera– resume perfectamente el espíritu del zero waste, la nueva corriente ecológica que aboga por la reducción máxima de los desperdicios.

El zero waste promueve la reutilización, la disminución de artículos de un solo uso, la utilización de materiales biodegradables y la fabricación de productos de prolongada vida útil. El objetivo es recortar al máximo el número de elementos que acaban en la basura, ya que el reciclaje, pese a ser beneficioso para el medioambiente, también lleva aparejado un coste ecológico.

Cada español genera 462 kg. de residuos al año, de los que se estima que solo recicla un 29%. Los desperdicios más problemáticos son los elaborados con plástico, ya que al no ser biodegradable tarda unos 500 años en desaparecer. Según el artículo de investigación “Production, use, and fate of all plastics ever made” publicado en 2017, la especie humana ha producido ya unos 8.300 millones de toneladas de plástico, y el 91% no ha sido reciclado ni lo será nunca.

Ante esta situación, se hace necesario un cambio de mentalidad, una transformación en el comportamiento diario de las personas que permita consumir menos, reducir los residuos y reciclar en mayor medida. Se trata de una tarea que incumbe a todos, porque todos formáis parte de la sociedad de consumo y a todos os perjudica la contaminación y la destrucción del medioambiente. Por este motivo, Casaktua quiere colaborar con estos consejos para que podáis ponerlos en práctica en vuestro propio hogar:

¡Vaya tela! Menos plásticos

Es a la hora de hacer la compra cuando más cantidades de plástico empleamos: las bolsas, los envoltorios, los envases…, todo va recubierto de plástico, incluso aquellas cosas que ya tienen su propia cobertura natural, como por ejemplo los plátanos.sostenibles en casa

Las bolsas de tela o de red, los envoltorios de papel y los envases de cristal, pueden convertirse en alternativas respetuosas con el medioambiente. El inconveniente es que, en muchos casos, os tocará a vosotros llevar esos recipientes al súper, pero será un pequeño esfuerzo para proteger la naturaleza.

Recuperar el carrito de la compra es un acierto, ya que os permitirá llevar una mayor cantidad de productos (evitando la contaminación que genera el trayecto el coche) y prescindir de las bolsas. Frutas, verduras, legumbres, cereales…, una gran variedad de alimentos puede comprarse “a granel”, es decir, al peso. En los supermercados, os resultará más fácil comprar la fruta o, incluso en algunos, el zumo natural de naranja, pero existen algunos comercios especializados donde podéis adquirir con este sistema detergentes, jabones o aceite. Imaginad cuantos envases de plástico le estaréis ahorrando al medioambiente.

Prescindir del papel de aluminio y del film plástico

Se supone que ambos son reciclables, pero si van manchados de comida (lo que probablemente suceda en la mayoría de los casos) no lo serán, así que es mejor buscar otras alternativas. Si pensabais emplearlo para cubrir algún alimento y guardarlo en la nevera podéis hacerlo utilizando papel encerado o metiéndolo en un táper o en un tarro de cristal que hayáis reutilizado.

En el caso de que quisierais envolver un bocadillo o un sándwich para comer fuera podéis hacerlo con una bolsita de tela o de silicona, que aporta una gran durabilidad y resistencia y no desprende tóxicos.

¿Pajitas de plástico? No, gracias.como ser sostenibles en casa

Sus principales usuarios son los niños y, a veces, resulta complicado que prescindan de ellas, así que una buena opción será comprar unas pajitas reutilizables. Podréis encontrarlas de aluminio, de silicona, de bambú… Suelen venir acompañadas de un cepillo especial para limpiarlas y una bolsita para llevarlas con vosotros. Vuestros niños seguirán bebiendo en pajita, pero de manera más ecológica.

Consumo circular

En cada hogar se tiran 76 kilos de comida al año. Al tratarse de materia orgánica, esta se biodegradará en poco tiempo, sin embargo, el coste ecológico invertido para su producción y traslado no se recuperará.

Este despilfarro podría reducirse con una mayor organización de la compra semanal y del contenido de las neveras y las despensas. Otra manera sería reutilizando la comida, tal y como se hacía antiguamente: hacer croquetas con las sobras, confituras con las frutas… Y con los restos (peladuras, café molido…) tenéis la opción de fabricar compost, que os servirá para abonar las verduras que podéis plantar en macetas.

El zero waste es mucho más que una moda, es un compromiso con el planeta. Se puede practicar de muy diversas maneras, incluso podéis trasladarlo a la decoración de vuestro hogar mediante el upcycling.

Reducir, Reutilizar y Reciclar, siguiendo estas tres “R” en casa, estaréis poniendo vuestro granito de arena para dejar un mundo mejor a las generaciones futuras.

2020-02-11T17:43:46+00:00 6 febrero, 2020|Tags: , |0 Comments

Leave A Comment