Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Cinco factores clave a la hora de adquirir una vivienda

El 22% de los españoles que tiene la intención de adquirir una vivienda se encuentra con las mismas inquietudes, con una serie de dudas que son fundamentales para comprar una casa. El equipo de Casaktua las ha analizado y os las explica:

¿Nueva o de segunda mano?

A muchas personas les resulta indiferente la antigüedad de la casa, pero para otras es un asunto de vital importancia. Se estima que el 15% de los compradores opta por la nueva construcción, mientras que el resto se decanta por la segunda mano. Tanto las viviendas de obra nueva como las de segunda mano tienen sus pros y sus contras, es algo que debéis de tener claro antes de tomar una decisión.

Las de obra nueva ofrecen la innovación de sus materiales y sus diseños, una mayor cantidad de instalaciones incluidas en la urbanización, la posibilidad de elegir parte de la configuración de la vivienda y una eficiencia energética superior. Por su parte, las casas de segunda mano destacan por unos precios más económicos, una mayor variedad de ubicación, unos menores costes e impuestos asociados y la opción de reformar y personalizar totalmente la propiedad.

¿Qué características debe tener?cómo adquirir una vivienda

Según el V Estudio ‘La demanda de vivienda en España. 2019, ¿El año de estabilización del sector?’ realizado por Casaktua, el perfil de casa preferido por los españoles sería un piso de unos 60-100 m2 con tres dormitorios.

Los compradores no sois demasiado exigentes respecto a los extras, ya que el 82% os conformáis con un aparcamiento para vuestro coche, el 67% deseáis una terraza, el 64% un trastero, el 59% un jardín y el 56% un aire acondicionado.

En lo que sí estáis cada vez más interesados es en el asunto de la eficiencia energética. En este sentido, lo que más valoráis es el aislamiento térmico, las luces LED, los electrodomésticos eficientes y el aislamiento acústico.

¿Qué presupuesto tenéis?

Los propios ahorros, la venta de otras propiedades o la ayuda familiar son algunas de las fuentes de financiación que utilizáis los compradores. Sin embargo, la más extendida es la hipoteca inmobiliaria.

Antes de pedir una hipoteca, los expertos recomiendan tener un capital ahorrado que alcance el 30% del importe total. Como ejemplo, es interesante que conozcáis que el presupuesto medio de los españoles es de 168.422€; en ese caso el ahorro debería ascender a unos 50.000€.

A finales de mayo de 2019 entró en vigor la nueva Ley Hipotecaria que ha reducido notablemente los gastos asociados a la concesión de los préstamos hipotecarios. Sin embargo, siguen existiendo unos gastos iniciales que debéis sumar a vuestro presupuesto: tasación, comisión de apertura (solo algunos bancos la cobran), Impuesto de Transmisiones Patrimoniales (ITP) para los inmuebles de segunda mano e Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) para las casas de nueva construcción.

No os quedéis solo con la propuesta de un banco. La mejor manera de conseguir la hipoteca más ventajosa, es negociar con varias entidades y elegir la que más os interese.

¿La casa se encuentra libre de cargas?

Si no queréis llevaros sorpresas desagradables, conviene que antes de firmar las escrituras comprobéis si la propiedad acarrea alguna deuda, como una hipoteca anterior, cuotas atrasadas de la comunidad o algún embargo.

Podréis hacerlo solicitando una Nota Simple Informativa en el Registro de la Propiedad. Este documento contiene datos relevantes sobre la vivienda como: descripción, superficie útil, posibles cargas y titularidad. Para protegeros frente a estafas, aseguraros de que el vendedor y el propietario que aparece en la nota simple son la misma persona.

Además de consultar el Registro de la Propiedad, es aconsejable que le pidáis al propietario anterior los justificantes de pago del IBI, un plano de la vivienda, una memoria de calidades y el certificado y la etiqueta de eficiencia energética.

¿Cómo se formaliza la compra?

El primer paso es reservar la vivienda mediante un contrato de arras. Es un contrato que compromete tanto al comprador como al vendedor. A uno a comprarla siguiendo las condiciones fijadas en el contrato y al otro al venderla, de igual forma.cinco factores clave para adquirir una vivienda

Es aconsejable mirar con especial atención tres puntos: las condiciones de la adquisición, las posibles penalizaciones por incumplimiento o los motivos justificados de devolución. Normalmente, si os echáis atrás, perderéis la señal, y si es el propietario el que se arrepiente de la venta, deberá devolveros el doble de la señal. El importe de las arras suele fijarse en el 10% del valor del piso.

Tras el contrato de arras, lo habitual es concertar una cita con el notario para firmar la hipoteca y la compra de la casa. El notario dará fe de la operación y de la aceptación de las estipulaciones fijadas, así como de que lo reflejado en los documentos se ajuste a la legalidad.

Ahora ya conocéis algunas de las cuestiones que inquietan a los futuros compradores de vivienda. ¿Os han servido para dar respuesta a vuestras preguntas?

2020-02-13T18:11:13+00:00 11 febrero, 2020|Tags: , |0 Comments

Leave A Comment