Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Sacad el máximo partido a vuestra casa de campo en Ciudad Real

Siempre habéis soñado con tener una casa en el campo, donde recrearos en la tranquilidad y el silencio. Un espacio donde acurrucaros frente a la chimenea en invierno mientras el frio azota el exterior y dormir a pierna suelta en verano, adormecidos por el canto de los grillos. Por fin, vuestro sueño está a punto de cumplirse: vais a comprar una casa de campo en Ciudad Real.

Al tratarse de una vivienda antigua, necesitará una reforma para ponerse al día y adaptarse a vuestros deseos y necesidades. Casaktua os da las claves para que acondicionéis vuestra casa en el campo:

Recuperar la esencia de la casaVivir en una casa de campo

Lo primero es rediseñar la distribución: podéis unificar o dividir espacios, aumentar o reducir el número de habitaciones, instalar nuevos cuartos de baño, cambiar la cocina de sitio…, junto con un arquitecto podréis decidir cuál es la organización más conveniente para vuestro nuevo hogar.

Lo siguiente es eliminar todo aquello que no aporta nada y sacar partido de la estructura original de la casa. Al quitar los falsos techos y dejar al descubierto las vigas o las bóvedas, estaréis resaltando unos interesantes elementos arquitectónicos, incrementando la altura de las estancias y logrando una sensación de mayor espacio.

Tras el enfoscado que cubre las paredes, es probable que encontréis muros de piedra. Si los dejáis a la vista la casa ganará en autenticidad. Además, este material no requiere mantenimiento, podréis olvidaros para siempre de pintar o empapelar, la piedra resiste imbatible el paso del tiempo.

Otro tesoro que sería probable encontrar al levantar los azulejos de la cocina o del baño, es un suelo de baldosa hidráulica. Si tenéis esa suerte, no dudéis en mantenerlo, y, si no, siempre podéis instalar baldosas nuevas que imiten ese efecto.

Muchas casas antiguas tenían chimeneas que eran utilizadas para calentarse y para cocinar. Con el paso de los años dejaron de ser prácticas y quedaron inutilizadas. Si vuestra casa de campo en Ciudad Real dispone de una antigua chimenea, no os deshagáis de ella: renovadla e integradla en la decoración actual. Si queréis saber más sobre las diferentes opciones de chimeneas, podéis consultar esta entrada. Cuando estéis tumbados en el sofá, tapados con una mantita y relajados mirando las llamas, nos agradeceréis el consejo.

Un problema frecuente en este tipo de viviendas es la carencia de luz. Antiguamente, la prioridad era conservar el calor en invierno y el frescor en verano, por eso, las ventanas solían ser escasas y reducidas. Ahora es el momento de agrandarlas o abrir nuevos vanos en aquellas habitaciones donde no existían. Podréis hacerlo siempre que no se comprometa la estructura de la vivienda.

En cambio, una de las ventajas de comprar una casa de campo en Ciudad Real, es la posibilidad de tener un espacio al aire libre como un patio o un jardín. Si ese es vuestro caso, para poder disfrutar de él tendréis que realizar una limpieza intensiva porque, probablemente, esté invadido por las plantas, por los trastos viejos o por ambas cosas.

Tras despejarlo, deberéis acondicionar el suelo y la valla que lo separa del exterior. Si es suficientemente grande, podéis crear varias zonas, una de comedor situada a la sombra -bajo una pérgola o una sombrilla- y otra de relax, con un par de tumbonas y una pequeña piscina, que puede ser de obra o desmontable.

Decoración campestreCómo decorar mi casa de campo

El atractivo de esta casa reside en que se encuentra en mitad del campo y os permite disfrutar de la naturaleza: los árboles meciéndose con el viento, el canto de los pájaros, el rumor del agua del rio, el olor de la vegetación silvestre… Para llevar esa bucólica sensación al interior, podéis jugar con la decoración y los materiales.

Elementos como la piedra, la madera, las fibras y los tejidos naturales o el barro, aportarán ese toque rústico que estáis buscando y conformarán una decoración genuina.

Si lo que queréis es intensificar la luminosidad, deberéis decantaros por tonos neutros, combinados de forma sencilla: blancos, beige o grises con toques de azules o amarillos pastel.

Para los muebles nada mejor que la madera clara sin barnizar, que ofrece una imagen de suavidad y recuerda al estilo nórdico. Podéis integrar algunas piezas antiguas que hayáis rescatado de la propia casa (¡revisad el desván!) o de algún mercadillo y hayáis restaurado vosotros mismos. Le aportarán al conjunto una gran personalidad.

Los complementos cobrarán protagonismo si están elaborados con fibras naturales como el esparto, el mimbre, el lino o el algodón que son resistentes, fáciles de cuidar y asequibles.

El esparto trenzado quedará ideal en alfombras y persianas artesanales, mientras que el mimbre resulta muy indicado para lámparas, butacas o mesitas. Los textiles como cojines, manteles, colchas o visillos resaltarán por su belleza y suavidad si los elegís en lino o algodón en tonos crudos.

Cuando hayáis terminado, no querréis volver a la vida urbana, desearéis quedaros en vuestra estupenda casa de campo en Ciudad Real.

 

Leave A Comment