Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

Aplicaciones vecinales: recuperando el espíritu de barrio

Seguramente tenéis amigos que viven en la otra punta del mundo y habláis de forma habitual con ellos, pero ¿sabéis cómo se llama vuestro vecino de arriba? Si la respuesta es negativa, no os preocupéis, no sois los únicos. Desafortunadamente, en los últimos tiempos, el espíritu de barrio e incluso de comunidad de vecinos, se ha perdido.

Hace unos años, lo más normal era ir saludando a las personas con las que os cruzabais por la calle, interesaros por su salud, por los estudios de sus hijos o pedirles algún pequeño favor. Casi todo el mundo se relacionaba, los niños jugaban juntos en la plaza y reinaba una sensación de seguridad y cercanía.

Ahora, las cosas han cambiado: aquellos vecinos que se conocían se han hecho mayores, sus hijos se han marchado, han llegado otros habitantes a las viviendas y se han construido barrios enteros nuevos. Existe mucho movimiento de personas, pero también mucha desconfianza.

Para hacer frente al individualismo y a la soledad han surgido iniciativas que, de la mano de las nuevas tecnologías, pretenden que los vecinos dejen de ser desconocidos. Aplicaciones como ¿Tienes sal?, Mi plaza o Nextdoor son espacios virtuales seguros, puntos de encuentro online que impulsan la vida offline. Si estáis interesados en volver a la vida de barrio, Casaktua os explica en qué consisten las apps vecinales:

Funcionamiento 

El funcionamiento es sencillo y similar entre las distintas aplicaciones. Existen diferentes apartados que permiten realizar varias acciones: una página de inicio o muro en el que los vecinos, inscritos y verificados, pueden publicar información o preguntas; un apartado donde se pueden vender, comprar e intercambiar enseres; otro en el que se pueden organizar reuniones y eventos; uno donde se pueden crear grupos  de personas interesadas en actividades concretas (salir a correr, pasear a las mascotas, dar clases de costura, colaborar en un huerto urbano…); otro donde conocer los proyectos comunitarios o una sección donde mandar mensajes privados a usuarios determinados.

Utilidades

En la práctica, estas aplicaciones pueden ser útiles, por ejemplo, para organizar trayectos compartidos de coche con otros vecinos, informar de animales perdidos o de vehículos robados, encontrar una canguro de confianza, conseguir alguien que riegue las plantas en vuestra ausencia o pedir ayuda, si estáis solos, y tenéis una emergencia.

Estas apps agrupan ya a miles de personas en las ciudades donde están activas (Nextdoor: +20.000; ¿Tienes sal? +33.000; Mi plaza +60.000), así que parece evidente que había ganas de recuperar el barrio y el antiguo contacto con los vecinos.

¿Qué os parece a vosotros? ¿Iréis a pedir sal a la puerta del vecino o se la solicitaréis a través de una de estas apps?

Leave A Comment