Horario: L-V de 9h a 21h Sábados de 9h a 15h

¿Cómo amueblar una casa con poco dinero?

Tras ahorrar, buscar, comparar, echar cuentas y hacer mucho papeleo, la casa que deseabais por fin es vuestra. Estáis deseando comenzar vuestra vida en ella, pero existe un pequeño problema: está totalmente vacía.

¿De dónde vais a sacar todos los muebles que necesitáis, si vuestro presupuesto es mínimo? En Casaktua queremos echaros una mano. Por eso, si seguís nuestros consejos, os será más fácil completar la decoración de vuestro nuevo hogar con muy poco dinero.

La pintura es vuestra aliada

Antes de nada, tenéis que renovar las superficies, pero no os asustéis, no es necesario que os metáis en obras. Con pintura y revestimientos adhesivos lo tendréis solucionado. Podéis pintar las paredes y los techos, cubrir los alicatados con una capa de pintura y dar una nueva vida a los suelos forrándolos con loseta vinílica autoadhesiva.

Os ahorraréis cambiar las puertas de las habitaciones y de los armarios empotrados si las pintáis o las recubrís con un vinilo decorativo. Los rodapiés también quedarán como nuevos tras pasar por vuestra brocha.

Lo siguiente es tomar medidas de todas las estancias y planificar qué muebles necesitáis en cada una de ellas y qué dimensiones deberían tener. Recordad la norma del minimalismo “menos es más” y mantened la casa libre de trastos innecesarios que acabarían interrumpiendo el paso y sobrecargando la decoración.

Ahora es el momento de conseguir los muebles de la forma más barata posible. Sin embargo, existen dos elementos en los que es recomendable no escatimar: la cama y el sofá. Es fundamental que sean cómodos y resistentes porque son los responsables de vuestro descanso, y eso no tiene precio.

Comprar barato, reutilizar y restaurar

Para los elementos más básicos, siempre podéis acercaros a un gran establecimiento low cost, llenar el carro de paquetes planos y, cuando lleguéis a casa, coger una llave allen y montarlos por vosotros mismos. Pero el universo de los muebles baratos no se limita solamente a las tiendas de bajo coste, también existen los outlets, donde se venden excedentes de producción, artículos de otras temporadas o con alguna pequeña tara, todos ellos con unos precios mucho más reducidos que en los comercios normales.

Si las tiendas low cost o los outlets no os acaban de convencer o si buscáis algo con más personalidad, existen otras opciones.

La primera es acudir a familia y amigos, que estarán encantados de cederos esos antiguos muebles a los que ya no dan uso. Pero cuidado, no todo vale, conviene que seáis selectivos. Quedaros solo con aquellos que aparezcan en vuestra lista de imprescindibles, que estén en buenas condiciones y, a ser posible, que sean de una madera de calidad.

La segunda es buscar en mercadillos, rastrillos y aplicaciones móviles especializados en venta de objetos de segunda mano. Si tenéis paciencia, buen ojo y habilidad en el regateo podéis encontrar auténticos tesoros.amueblar una casa

Por último, también podéis fabricarlos vosotros mismos o acudir a ese “cuñado manitas” para que os ayude. La alternativa más barata es emplear pallets para construir mesas, sofás o, incluso, sillas. Todo depende de vuestra imaginación y habilidad.

Sea cual sea su procedencia, al ser de diferente época, material y color los muebles serán bastante desiguales y, aunque eso también tiene su encanto, hay que poseer un gran sentido decorativo para que el resultado de la combinación quede bien. Por eso, os recomendamos que tratéis de unificar su estilo, y la forma más sencilla de hacerlo es utilizando pintura.

La chalk paint o pintura a la tiza es ideal por su versatilidad y facilidad de aplicación. Solo tenéis que escoger los colores que más os gusten y extenderla directamente sobre los muebles, sin imprimación previa. Si queréis complicaros un poco más o aportar un poco de carácter al mobiliario, podéis probar a darle un acabado desgastado. Y, en el caso de las sillas, para completar su renovación, podéis sustituir la tapicería del asiento por una más moderna que encaje con vuestro estilo. Es mucho más fácil de lo que parece, solo necesitaréis tela, una grapadora y un poco de maña. En Internet encontraréis numerosos tutoriales que os explican cómo hacerlo. ¡Os sorprenderéis de lo bien que quedan!

Al terminar, todos los muebles tendrán la misma apariencia y formarán parte de un estiloso conjunto que nadie más tendrá en su casa. Pura personalidad.

Y ¿qué pasa con el resto de complementos? Cortinas, cojines, manteles… Lo más económico es comprar la tela por metros y confeccionarlos vosotros mismos. Es hora de rescatar la máquina de coser de la abuela del trastero y hacer que eche humo creando los textiles de vuestro hogar. Quizá el trabajo de costura no quede absolutamente perfecto, pero os sentiréis orgullosos porque lo habéis hecho con vuestras propias manos.

Cuando tengáis todo listo y suméis lo que os ha costado, os sorprenderéis: el resultado será espectacular y ¡por muy poco dinero!

2019-09-26T16:10:16+00:00 17 septiembre, 2019|Tags: |0 Comments

Leave A Comment